Deportes 27 noviembre 2016

Barcelona tropieza de nuevo en Anoeta y se aleja de la punta

BARCELONA (AP) — El Barcelona volvió a tropezar en el estadio Anoeta de la Real Sociedad, donde acumuló su séptima visita seguida sin ganar y empató el domingo 1-1 para ver como el Real Madrid se aleja a seis puntos de distancia en la cima de la liga española.

Los "merengues", que el sábado ganaron 2-1 al Sporting de Gijón, suman 33 unidades por las 27 del Barsa, que recibirá a su acérrimo rival el próximo sábado en el primer clásico de la temporada, también con la vista puesta en el Sevilla, que igualmente venció 2-1 al Valencia por la 13ra fecha y le iguala a puntos en el tercer lugar.

Mucho tendrá que mejorar el equipo de Luis Enrique si pretende acortar distancias con el Madrid, pues apenas contó con el noveno tanto liguero del argentino Lionel Messi a los 59 minutos como bagaje ofensivo ante la Real, que cobró ventaja por vía de William José a los 53 y clasifica quinta con 23 puntos.

"Nos han salido muy pocas cosas, por no decir nada. El líder se va dos puntos más, pero eso es lo de menos. Nos faltó actitud, y así va a ser muy difícil ganar la liga", criticó el central azulgrana, Gerard Piqué.

Con goles del uruguayo Diego Godín, el francés Kevin Gameiro y el belga Yannick Carrasco, el Atlético de Madrid venció 3-0 a Osasuna y escaló al cuarto lugar con 24 puntos.

Godín abrió la lata a los 36 minutos por el cuadro rojiblanco con su primera diana de la temporada en tiro de esquina, Gameiro amplió un minuto después con su sexta anotación del campeonato al contragolpe, y Carrasco, también con media docena, completó la cuenta a los 90.

"Estamos acostumbrados a ganar y necesitábamos esta victoria", declaró Godín.

Osasuna pudo adelantarse de no haber fallado un penal, pero los pamplonicas siguen sin ganar en casa y van penúltimos.

"El penal fue determinante, y a partir del gol de Godín encontramos muchos caminos", resumió el técnico argentino del Atlético, Diego Simeone.

A primera hora, el Villarreal cayó 2-0 con el Alavés, 13ro de la tabla, y se vio rebasado por el Atlético y la Real.

El Celta de Vigo, que dirige el argentino Eduardo Berizzo, venció de local por 3-1 al Granada para ponerse noveno con 20 unidades. Los visitantes siguen colistas sin victoria alguna.

Envalentonada por su buena estadística ante el Barsa, la Real arrancó convencida y encajonó a los azulgranas en su propia cancha.

Forzado a jugar en largo por la alta presión local, el cuadro de Luis Enrique apenas conectó con el tridente ofensivo que tantos partidos le ha resuelto, se estiró en exceso, y quedó expuesto a las oleadas realistas.

Hasta en cinco ocasiones pisaron área con peligro los blanquiazules en la primera mitad. Marc-André ter Stegen atajó los dos primeros cabezazos de David Zurutuza y Xabi Prieto, quien mandó fuera otro testarazo con todo a favor y luego asistió a Carlos Vela para que el mexicano controlara y cruzara en exceso con la zurda.

Tampoco encontró arco Mikel Oyarzábal con una volea desviada, y la tarde pareció complicarse cada vez más para Luis Enrique. Con Neymar desaparecido y Messi inusualmente fallón, la única ocasión del Barsa en la primera mitad fue un zapatazo lejano del uruguayo Luis Suárez.

Amagaron una reacción los visitantes con un tiro libre directo de Neymar tras la reanudación, pero repelió el argentino Gerónimo Rulli, y fue la Real la que celebró el gol inaugural, forjado en un pelotazo del arquero y pugna ganada por Vela al también argentino Javier Mascherano. El remate de diestras del mexicano lo paró Ter Stegen, pero ni el arquero ni Gerard Piqué lograron tapar el consiguiente cabezazo picado de William José, instintivo goleador en el área.

La Real creía, pero un fogonazo de Neymar y Messi equilibró la balanza, después de que el brasileño esquivara en banda a dos defensores y centrara para que el rosarino controlara en carrera y disparara raso y al rincón.

Tuvieron la victoria los "txuri-urdins" en dos disparos a la madera de un crecido Vela, el primero una comba a la cruceta con bote sobre la línea y remache de Juanmi que el árbitro anuló por inexistente fuera de juego; el segundo, una rosca baja al contragolpe, que sacó astillas de la parte exterior del poste.

Pudo marcar también el Barsa en dos arribos de Mascherano y Denis Suárez, pero el punto cosechado supo más que generoso, dadas sus prestaciones.

"Es la primera vez que hemos sido claramente inferiores a nuestros rivales. Mejoraremos, porque hacerlo peor que hoy es imposible", declaró Luis Enrique. "Si hoy viene alguien de fuera y nos cambiamos la camiseta, cualquiera se cree que el Barça es el otro equipo".

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario