Mundo 04 agosto 2016

Banco central británico promulga medidas de estímulo

LONDRES (AP) — El Banco de Inglaterra lanzó el jueves una serie de medidas de estímulo económico, incluso su primera reducción de las tasas de interés desde la crisis financiera mundial, en un intento por animar a la economía estremecida por la decisión de salirse de la Unión Europea.

El banco redujo su tasa de interés referente a 0,25%, un mínimo histórico. Anunció también una expansión de sus medidas de estímulo para inyectar 60.000 millones de libras (79.000 millones de dólares) en la economía. Además comprará bonos empresarios por valor de hasta 10.000 millones de libras.

El banco está preocupado por una economía que ha sufrido una fuerte caía desde el referendo por la salida británica, el Brexit. Los indicadores preliminares desde el 23 de junio apuntan a la contracción económica más fuerte desde 2009.

Las medidas de estímulo apuntan preventivamente a apuntalar la confianza tras las primeras semanas del shock provocado por el resultado del referendo. El valor de la libra registró una fuerte caída, ya que la baja de las tasas tiende a arrastrar la moneda. En las primeras horas de la tarde había caído 1,1% a 1,3173 por dólar.

"Esta es la respuesta apropiada a las condiciones económicas en las que nos encontramos", dijo en conferencia de prensa el director del Banco de Inglaterra, Mark Carney.

Agregó que las medidas tomadas "conllevan la posibilidad de acción futura", inclusive otra reducción de las tasas de interés "a un nivel poco mayor de cero" de ser necesario.

La decisión revela el gran desasosiego que ha provocado la caída de la economía británica desde el referéndum en que se decidió salir de la UE. Reina actualmente la incertidumbre sobre el sector empresarial británico, y sobre las relaciones comerciales futuras que Gran Bretaña tendrá con el bloque europeo. Las mediciones preliminares tomadas desde el referéndum realizado el 23 de junio apuntan que la economía británica está sufriendo su peor contracción desde el 2009.

Muchos expertos coinciden en que el banco central está limitado en cuanto a lo que puede hacer. Argumentan que aun con bajas tasas de interés, los negocios y las viviendas seguirán inquietas por el futuro mientras duren las negociaciones con la Unión Europea.

El ministro de Tesoro Philip Hammond envió una carta a Carney el jueves indicándole que estaba "dispuesto a tomar todas las medidas necesarias para apoyar la economía y promover la confianza".

El banco central redujo sus pronósticos de crecimiento económico para reflejar la contracción actual. Ahora se estima que la economía crecerá apenas 0,8% el año entrante, comparado con el cálculo anterior de 2,3%. Para el 2018, ahora se calcula que en vez de 2,3% la economía crecerá 1,8%.

La economista jefe de Aberdeen Asset Management, Lucy O'Carroll, dijo que el banco tuvo que tomar medidas "pensando en su propia reputación, más que en los beneficios económicos".

Lo que importa, dijo, es si el gobierno ofrecerá un estímulo fiscal en los próximos meses.

"No es mucho lo que la política monetaria por sí sola puede lograr", añadió.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario