Mundo 05 octubre 2016

Bachelet: más dinero para proteger niños vulnerables

SANTIAGO, Chile (AP) — La presidenta Michelle Bachelet admitió el miércoles que la crisis del Servicio Nacional de Menores es "una tragedia y una vergüenza" para Chile, porque ha cobrado más de 1.300 vidas por graves carencias de salubridad, de personal e infraestructura y anunció un aporte extra de 3,7millones de dólares para enfrentarla.

En un acto en el palacio de La Moneda la mandataria reconoció que el Estado chileno no ha estado "a la altura del cuidado y de la protección de quienes más lo necesitaban", en una "falta de acción que se arrastra hace muchos años".

El Sename está en el ojo de la tormenta hace años, pero las críticas al Servicio revivieron para no parar en abril, cuando Lissette, de 11 años, murió en uno de sus hogares por aspiración de sus vómitos en medio de una crisis mal contenida por sus cuidadoras, según investigaciones judiciales. La directora de la época, Marcela Labraña, culpó del deceso a una descompensación por la pena por no ser visitada por su familia.

Su muerte reactivó la labor de una comisión parlamentaria sobre el Sename que exigió conocer el número de muertes en sus dependencias, que fueron cuantificadas en 185 por la ministra de Justicia, Javiera Blanco, de quien depende el cuestionado servicio.

Diputados siguieron insistiendo hasta que el lunes la actual directora, Solange Huerta, reveló que entre 2005 y junio de 2016 fallecieron 865 niños, de los cuales 210 vivían en residencias de protección; 406 mientras estaban en programas ambulatorios, 33 adolescentes cuando cumplían condenas en centros de rehabilitación directa del organismo y 216 que integraban programas ambulatorios del mismo ente.

Se suman a las muertes unos 400 adultos, que llegaron a centros del Sename a cumplir condenas cuando eran menores y otros con graves enfermedades que fueron abandonados por sus familias y nadie los quiere.

Es de conocimiento generalizado, según jueces, parlamentarios y funcionarios del organismo, que los centros y residencias del Sename carecen de personal idóneo, de atención médica, especialmente siquiátrica y de infraestructura adecuada para cuidar a los menores vulnerables, que suelen mezclarse con adolescentes infractores de la ley.

Bachelet anunció que se aportará este año 3,7 millones de dólares para mejorar la infraestructura de los centros y la división del Sename en dos servicios, uno para atender a los menores vulnerados y otro para los que cumplen penas.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia concordó con que hay una "deuda sustancial" del Estado chileno con los niños que requieren protección especial y exhortó al gobierno a priorizar la desinternación y promover el crecimiento de los menores en el señor familiar.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario