Mundo 10 agosto 2016

Bachelet enumera cambios al sistema de pensiones chileno.

SANTIAGO, Chile (AP) — La presidenta Michelle Bachelet enumeró una serie de cambios al sistema de jubilaciones chilenos para mejorar las pensiones de los más pobres, que incluye un aporte patronal del 5% en los próximos diez años.

Algunas de las principales objeciones surgidas de inmediato al plan de la mandataria, anunciado el martes por la noche, es que el aporte empresarial favorecerá a los sectores más vulnerables, pero sin alcanzar a quienes forman parte de la clase media, que al jubilarse caen virtualmente en la pobreza, según los críticos.

El gobierno había dejado el tema de las pensiones al próximo gobierno, pero una reciente marcha de más de 700.000 personas en todo el país puso el tema sobre la mesa, mientras el ejecutivo alegaba que no hay recursos para cambios.

El principal enunciado de Bachelet incluye un aporte de un 5% de los empleadores a la cotización mensual del 10% del trabajador, que irá a un fondo solidario para los que reciben pensiones básicas de 93.000 pesos, 140 dólares mensuales.

También dijo que las Administradoras de Fondos de Pensiones, AFP, devolverán las comisiones a los trabajadores cuando las rentabilidades sean negativas.

En Chile la dictadura militar de Augusto Pinochet impuso en 1981 un sistema de capitalización individual en el que el trabajador cotiza un 10% de su sueldo bruto, más una comisión por administración. Cuando se jubila --a partir de los 60 años para la mujer y 65 los hombres-- el ahorro se divide considerando que el hombre vivirá hasta los 85 años y la mujer hasta los 90.

Las fuerzas armadas y las policías quedaron desde un inicio fuera del sistema y siguen con otro que les permite a los primeros jubilar en condiciones mucho más ventajosas. Los militares jubilan con el equivalente a su último sueldo y los policías con el promedio de los últimos seis meses de salario.

El presidente de la asociación de las AFP, Rodrigo Pérez Mackenna, acogió el llamado al debate de Bachelet aunque advirtió que si "algunas de estas medidas fueran mal diseñadas", pueden afectar la rentabilidad de las jubilaciones e insistió que los chilenos deben ahorrar mucho más.

Luis Mesina, el gran responsable de la multitudinaria marcha contra las AFP, reiteró una nueva marcha contra el sistema y criticó a Bachelet porque, según dijo, validó el sistema de capitalización individual.

Mónica Titze, miembro de un consejo previsional del gobierno del centroderechista Sebastián Piñera, 2010-2014, opinó que "yo hubiese esperado que ese 5% fuese todo a la cuenta individual para que el trabajador aumente sus pensiones" y que parte de los fondos sea financiado por el Estado.

El economista Tomás Flores, del centro de estudio del partido conservador Unión Demócrata Independiente, afirmó que "sólo las pensiones más bajas van a mejorar y todo el resto de los pensionados no tendrían un cambio con respecto a la situación actual".

El oficialismo cerró filas en torno a Bachelet y alabó que la mandataria abriera un debate nacional sobre el complicado tema de las pensiones. Gonzalo Navarrete, presidente del oficialista Partido Por la Democracia, dijo el miércoles que valoran el que la mandataria haya abordado el tema, "esto que inicialmente no estaba en una agenda prioritaria".

La oposición también valoró el cambio de actitud de Bachelet y se mostró dispuesta a participar en el debate nacional, aunque anticipó algunas críticas como afirmar que "la clase media no va a ver mejorada su situación" y calificar que los aportes del empresariado "son al final un impuesto al trabajo", señaló el senador conservador Hernán Larraín.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario