Deportes 27 julio 2016

Australia se instala en la villa olímpica tras reclamos

RIO DE JANEIRO (AP) — Lo que casi se convierte en un incidente diplomático, como dijo el alcalde de Río de Janeiro Eduardo Paes, tuvo un final feliz el miércoles en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro.

Los encargados de la delegación australiana regalaron al alcalde un pequeño muñeco de un canguro boxeador, y afirmaron estar contentos con sus alojamientos en la villa de atletas de Río.

La delegación, de 700 personas, rehusó hospedarse en la villa hace tres días debido a fugas de agua y gas, problemas eléctricos y con los inodoros, y suciedad en general.

En una reunión en la villa, Paes se disculpó y admitió que Australia estaba en "el peor edificio". Otorgó las llaves de la ciudad y un muñeco de la mascota de los Juegos, Vinicius, a la jefa de la delegación Kitty Chiller.

Paes indicó que el edificio "no estaba en buenas condiciones, y ese fue un error de la organización. Pero ahora ya tienen su edificio".

El alcalde provocó el enojo de la delegación cuando, después de las quejas iniciales, dijo que colocarían un canguro en el lugar para hacerlos sentir a gusto.

"Fue casi un asunto diplomático", declaró el alcalde al conversar con dirigentes australianos y jugadores del equipo masculino de hockey sobre césped.

Paes ofreció disculpas y reconoció que el edificio de Australia era el "peor" de los 31 del complejo.

"Australia tenía razón", dijo Paes. "No estaba en condiciones adecuadas. Ese fue un error de la organización. Lo que debemos hacer ahora es seguir adelante y poner las cosas en orden. Ya están alojados en su edificio y espero que las cosas salgan de ahora en adelante".

Según los organizadores, la población en la villa alcanzó las 2.902 personas, con 849 atletas, el miércoles, habían instalado en la villa.

La villa albergará a 18.000 atletas y personal en un momento cumbre, pero varias delegaciones se están entrenando en otras localidades para entrenarse.

Los problemas en la villa, que costó 1.500 millones de dólares, marcaron la primera crisis en la primera olimpiada que se monta en Sudamérica, y que se pone en marcha en algo más de una semana. La atención ahora se enfoca en las sedes de las competencias, ya que miles de deportistas se presentarán en los próximos días para entrenarse.

Las quejas en la villa precipitaron que cientos de obreros —desde plomeros hasta electricistas— trabajasen a destajo.

El miércoles, inspectores laborales del gobierno brasileño indicaron que impondrán una multa equivalente a casi 100.000 dólares al comité organizador de los Juegos por emplear a obreros sin contratos adecuados como se exige en la legislación nacional. Hercules Terra dijo a la red Globo que alrededor 630 obreros carecían de los beneficios que deben protegerles en caso en caso de accidentes.

A Paes se le preguntó cuatro veces sobre quién pagará los gastos que debieron hacer los equipos para reparar sus habitaciones. Se despidió sin responder, cosa que Chiller resaltó.

"Se fue inmediatamente sin responder a esa pregunta", dijo la australiana. "Vamos a tener que resolver más adelante".

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario