Mundo 18 agosto 2016

Atentados atribuidos a curdos dejan 14 muertos en Turquía

ANKARA, Turquía (AP) — Una serie de explosiones contra las fuerzas de seguridad de Turquía y atribuidas a los rebeldes curdos dejaron por lo menos 14 muertos y 220 heridos, informaron el jueves las autoridades.

Dos de los ataques fueron coches bomba contra cuarteles policiales en el este de Turquía, mientras el tercero ocurrió en el sureste en una carretera contra un vehículo militar que llevaba soldados.

Las autoridades culparon al Partido de los Trabajadores del Curdistán, o PKK, el cual ha iniciado una campaña de atentados contra comisarias o bombas camineras contra coches de la policía. La semana pasada, el comandante curdo Cemil Bayik amenazó con incrementar sus ataques contra el cuerpo en ciudades turcas.

La ola de ataques ocurre en momentos en que gobierno de Turquía lanza una ofensiva contra seguidores de Fethullah Gulen, un clérigo islámico que vive en Estados Unidos. El gobierno acusa a Gulen de haber organizado el intento de golpe de estado del mes pasado que dejó al menos 270 muertos.

La primera bomba estalló en una comisaría de la provincia oriental de Van y mató a un agente y dos civiles el miércoles en la noche. Al menos 73 personas más — 53 civiles y 20 policías — sufrieron heridas.

Horas más tarde de la primera explosión, otro coche bomba sacudió una sede policial en Elazig, una ciudad en el este del país, matando a al menos a cinco agentes e hiriendo a 146 personas, dijo el gobernador de la región, Murat Zorluoglu. De ellos, al menos 14 están en estado crítico, agregó.

Imágenes de video mostraron una gran columna de humo en la zona. Había coches volteados y las ventanas de un edificio de cuatro plantas quedaron destrozadas.

Entretanto en la provincia de Bitlis en el sudeste del país, cuatro soldados murieron cuando los rebeldes detonaron una bomba justo cuando pasaba su vehículo, informaron las autoridades. Otros siete soldados resultaron heridos en el ataque. Un guardia de seguridad que ayudaba a las fuerzas oficialistas a luchar contra los insurgentes también perdió la vida en una batalla con los rebeldes en la provincia, reportó la agencia noticiosa Anadolu.

El primer ministro Binali Yildirim acudió a Elazig a inspeccionar la escena de la violencia y visitar a los heridos.

Dijo a reporteros que tanto el PKK como el movimiento de Gulen tienen la misma intención de hacerle daño al país, pero no dio detalles.

El movimiento de Gulen "ha perdido fuerza y le ha entregado el poder al (PKK)", manifestó Yildirim. "La inteligencia que los dirige es la misma. Cuando acaba el deber de uno, lo asume el otro".

Los enfrentamientos entre PKK y fuerzas de seguridad turcas se reanudaron el año pasado tras el fracaso de un delicado proceso de paz. Desde entonces, más de 600 agentes turcos y miles de miembros del PKK perdieron la vida, según Anadolu. Grupos de derechos humanos apuntan que en los choques fallecieron también cientos de civiles.

El conflicto se ha cobrado decenas de miles de víctimas desde el que PKK tomó las armas para conseguir la independencia del suroeste de Turquía en 1984. Ankara y sus aliados consideran que el PKK es una organización terrorista.

Las autoridades turcas impusieron el jueves un bloqueo temporal a la cobertura mediática del atentado de Elazig, citando preocupaciones sobre "orden público y seguridad nacional".

Ankara suele imponer este tipo de censura tras atentados con bombas y múltiples víctimas y el jueves pidió a los medios que eviten informar y publicar cualquier cosa que pueda causar "temor, pánico y trastornos a la población y que pueda servir a los objetivos de las organizaciones terroristas".

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario