Mundo 03 julio 2016

Atentado más letal en Irak en un año deja 115 muertos

BAGDAD (AP) — Un devastador estallido de un camión bomba dejó el domingo 115 muertos en una concurrida calle comercial del centro de Bagdad, lo que expuso crudamente la capacidad del grupo Estado Islámico para perpetrar atentados en la capital a pesar de la cadena de reveses que ha tenido en el campo de batalla en otras partes del país.

Fue el atentado terrorista más letal en Irak en un año, uno de los más cruentos de su tipo en más de una década de guerra e insurgencia, y además atizó la animosidad pública contra el primer ministro Haider al-Abadi.

Cuando al-Abadi visitaba el lugar de la explosión perpetrada por un atacante suicida en el distrito Karada de la ciudad, una muchedumbre furiosa rodeó su caravana de vehículos para insultarlo, lanzarle piedras y zapatos y llamarlo "ladrón".

Muchos iraquíes culpan a la jerarquía política de las deficiencias en la seguridad en Bagdad, lo que ha dado pie a que grandes cantidades de explosivos pasen por los diversos retenes hacia vecindarios llenos de civiles.

Karada, un sector predominantemente chií, tiene numerosas tiendas de ropa y joyería, restaurantes y cafeterías. El atentado ocurrió durante el mes sagrado del Ramadán, en momentos en que las calles y aceras estaban atestadas de jóvenes y familias que habían puesto fin a su ayuno diurno.

Once personas estaban desaparecidas y 187 heridas, dijeron las autoridades. Muchas de las víctimas fueron mujeres y niños que se encontraban dentro de una tienda de varios niveles y un centro de diversiones. Decenas murieron quemadas o asfixiadas, dijo un oficial de la policía.

El grupo EI se atribuyó de inmediato la explosión en un comunicado por internet y señaló que estuvo dirigido contra chiíes. The Associated Press no pudo verificar la autenticidad del texto, pero fue publicado en un sitio que los extremistas utilizan con regularidad.

Un segundo atentado con una bomba sacudió el domingo otra calle llena de establecimientos en un vecindario predominantemente chií, en el este de Bagdad, y dejó cinco muertos y 16 heridos, dijeron las autoridades. Nadie se adjudicó el bombazo de momento.

Responsables de la policía y hospitales, que hablaron bajo condición de guardar el anonimato porque no están autorizados a informar a la prensa, confirmaron las cifras de muertos y heridos.

Las fuerzas iraquíes, con apoyo de ataques aéreos de la coalición que encabeza Estados Unidos, han logrado una sucesión de victorias contra el EI en el último año y medio, en el que han recuperado las ciudades de Tikrit, Ramadi y Fallujah. Hace poco más de una semana Fallujah fue declarada totalmente libre del grupo extremista.

Sin embargo, el EI ha mostrado en diversas ocasiones su capacidad para perpetrar operaciones de gran escala en territorio distante del frente de lucha.

Funcionarios iraquíes han vinculado la operación para recuperar Fallujah a una mejora de la seguridad dentro y en los alrededores de Bagdad, y han mencionado el gran número de fábricas de bombas que han sido descubiertas en esa ciudad, ubicada a menos de una hora en automóvil al oeste de la capital.

Sin embargo, dentro de Bagdad, las fuerzas de seguridad que buscan explosivos durante revisiones en los numerosos retenes ubicados dentro y en las afueras dependen a menudo de dispositivos electrónicos manuales considerados ineficaces.

Y la seguridad en toda la capital está fragmentada. El control de Bagdad está a cargo de diversos grupos armados que mantienen una alianza con el gobierno pero que también son leales a partidos políticos u organizaciones paramilitares, y a menudo carecen de coordinación y no comparten información entre ellos.

En un comunicado, al-Abadi condenó el domingo el atentado y describió la pérdida de vidas como una "tragedia dolorosa" que "robó a los iraquíes la delicia de sus victorias contra el reprobable (grupo Estado Islámico) en Fallujah".

En Washington, el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Ned Price, dijo en un comunicado que "estos atentados sólo refuerzan nuestra determinación para apoyar a las fuerzas de seguridad iraquíes mientras siguen quitándole territorio al EI, mientras continuamos intensificando nuestros esfuerzos para erradicar la red terrorista y a los dirigentes del EI".

___

Los periodistas de The Associated Press Murtada Faraj, Ali Abdulhassan y Khalid Mohammed en Bagdad y Maamoun Youssef en El Cairo contribuyeron a este despacho.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario