Mundo 19 septiembre 2016

Atacan una caravana humanitaria, Siria declara fin de tregua

BEIRUT, Líbano (AP) — Un convoy de Naciones Unidas con ayuda humanitaria en Siria fue alcanzado por ataques aéreos el lunes, mientras el mando militar de Siria declaraba el fin del cese del fuego mediado por Estados Unidos y Rusia. Naciones Unidas informó de muchos muertos y heridos graves en el suceso.

En un principio, Estados Unidos rechazó las afirmaciones de Damasco y dijo estar dispuesto a ampliar el acuerdo, mientras que Rusia, tras culpar a los rebeldes por las violaciones al acuerdo, insinuó que todavía se podía salvar.

Sin embargo, el lunes por la noche el portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos, John Kirby, describió el ataque al convoy como una "violación flagrante" del cese el fuego de una semana y afirmó que Washington "evaluará las perspectivas futuras de cooperación con Rusia".

El responsable humanitario de la ONU, Stephen O'Brien, dijo que los primeros informes apuntaban a muchos muertos o heridos graves en el ataque a la caravana humanitaria, incluidos voluntarios de la Media Luna Roja siria.

También un almacén de la Media Luna Roja se vio alcanzado y una clínica de la organización sufrió daños graves, señaló.

O'Brien describió los ataques como "repugnantes" y dijo estar "asqueado y horrorizado". El vocero insistió en que todos los bandos habían sido informados de la caravana, que llevaba ayuda para unas 78.000 personas.

El convoy se dirigía a la localidad de Uram al-Kubra, al oeste de la ciudad de Aleppo, según funcionarios de la ONU. Las estimaciones iniciales apuntaban a que al menos 18 de los 31 camiones del grupo se vieron alcanzados.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, con sede en Bran Bretaña, dijo que al menos 12 personas perdieron la vida en el ataque, principalmente conductores y empleados de la Media Luna roja.

La Defensa Civil Siria, el grupo de socorristas voluntarios para emergencias conocido como los Cascos Blancos, confirmó la cifra de bajas.

Los grupos difundieron imágenes de varios vehículos ardiendo en medio de la noche. Un video del ataque mostraba enormes bolas de fuego en una zona de total oscuridad, mientras las ambulancias llegaban al lugar.

Jan Egeland, coordinador de la asistencia humanitaria en la oficina del enviado de las Naciones Unidas para Siria, dijo a The Associated Press en un mensaje de texto que el convoy fue "bombardeado".

"Es indignante que atacaran la caravana cuando descargaba en almacenes", agregó.

El lunes por la noche no estaba claro si la tregua —que dio un breve respiro al país azotado por la guerra— realmente se vendría abajo. Los residentes del oriente de Aleppo, controlado por la oposición, reportaron nuevos ataques aéreos el lunes por la noche. No hubo reportes inmediatos de fallecimientos. El gobierno también dijo que repelió un ataque insurgente en áreas que controla al sur de Aleppo.

En otros puntos del país, al menos 20 civiles, incluida una niña de un año, murieron en nuevos bombardeos contra zonas controladas por rebeldes de la ciudad de Aleppo y sus alrededores, según el Observatorio. Rusia informó de ataques de grupos milicianos contra posiciones del gobierno en el suroeste de Aleppo, que incluyeron una intensa ofensiva con cohetes.

La tregua dio un breve respiro a algunas zonas del país, devastado por la guerra.

Su futuro estará en el primer puesto de la agenda de la reunión el martes por la mañana de unos 20 países que apoyan a bandos enfrentados en el conflicto, incluidos Estados Unidos y Rusia, que pertenecen al Grupo Internacional de Apoyo a Siria.

Tras la declaración militar siria, el secretario de Estado norteamericano John Kerry admitió que la primera etapa de la tregua, que estipulaba una semana de calma y la entrega de ayuda humanitaria a varias comunidades castigadas, realmente nunca se concretó. Durante el día, el funcionario dijo a reporteros en la Asamblea General de las Naciones Unidas que la tregua "sigue en pie pero es frágil".

El Departamento de Estado indicó que está dispuesto a colaborar con Rusia con el fin de reforzar los términos del acuerdo y ampliar la ayuda humanitaria. El portavoz Kirby dijo que Moscú, que es responsable de asegurarse de que Siria cumpla lo acordado, debería de aclarar la postura siria.

El Ministerio ruso de Relaciones Exteriores parecía indicar en un comunicado que todavía se podría salvar la tregua. Decía que el incumplimiento del cese del fuego por parte de los rebeldes en Siria amenaza con desbaratar el acuerdo.

La tregua comenzó el 12 de septiembre. Según sus términos, tras siete días de calma y envío de ayuda humanitaria se establecería un centro de coordinación conjunto entre Estados Unidos y Rusia para planificar ataques aéreos contra el grupo Estado Islámico y poderosas facciones militares vinculadas a Al Qaeda.

___

Isachenkov reportó desde Moscú. Edith M. Lederer en Naciones Unidas, Bassem Mroue y Philip Issa en Beirut, Albert Aji en Damasco, Siria, y Jamey Keaten en Ginebra contribuyeron a este despacho.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario