Entretenimiento 07 octubre 2016

Artista Pedro Reyes monta casa embrujada por las elecciones

NUEVA YORK (AP) — El artista mexicano Pedro Reyes cree que la política estadounidense es bien aterradora, especialmente este año electoral, que se dispone a espantarnos con su exhibición humorística "Doomocracy".

Titulada alternativamente "La casa embrujada de los horrores políticos", la instalación satírica basada en el performance que abrió el viernes lleva a los visitantes por una a serie de cuartos que lidian con asuntos como la violencia armada, el cambio climático y la adicción a los analgésicos.

"Cuando pienso en Frankenstein, pienso en ingeniería genética y la industria alimenticia", dijo el artista, quien reside principalmente en la Ciudad de México. "Cuando pienso en vampiros, pienso en bancos y en el sector financiero, o si piensas en zombis, puedes pensar en cómo la gente es adicta a las medicinas con receta".

Desplegada en tres pisos del amplio Terminal del Ejército en Brooklyn, coincide tanto con las elecciones como con Halloween, "una receta perfecta para hacer algo con una casa embrujada con lo más aterrador que podemos encontrar hoy, que es la política", dijo el artista. "Los monstruos son fantasía, pero las cosas terroríficas con las que lidiamos para este proyecto son reales".

Cuando Reyes comenzó a considerar cómo podría montar "estas metáforas de cosas que dan miedo", adoptó el formato de la casa embrujada para ofrecer una "experiencia teatral intensa" en la cual grupos de 12 personas van de sala en sala encontrando breves sketches en los que actores involucran al público.

La experiencia comienza frente a una monumental efigie que Reyes creó de la Estatua de la Libertad como un Caballo de Troya, para representar "esta idea de cómo la guerra se ha normalizado... en nombre de la libertad".

Los visitantes entonces son trasladados en una minivan a otro edificio para comenzar su recorrido de dos horas por 14 cuartos oscuros.

Uno es una crítica a la epidemia de diabetes y la industria alimentaria. Simula una funeraria dominada por un ataúd en forma de Twinkie con crema rosada mientras un hombre toca canciones publicitarias de comida chatarra en un órgano. Un director de funeraria explica a los prospectos clientes — la audiencia — la nueva moda de fabricar ataúdes en forma de su comida azucarada favorita.

Otro cuarto simula una sala de conferencias corporativa donde se discute un rescate financiero; el público vota por recibir un gran bono o por salvar la compañía.

El proyecto ofrece un "espacio para hacer catarsis de todas las cosas a las que uno le teme a diario", dijo Reyes.

Katie Hollander, directora ejecutiva de Creative Time, que presenta el proyecto, explicó cómo surgió.

"Mientras el clima político se sigue calentando y se ha vuelto en cierto modo más y más absurdo, sentimos que era un proyecto que debía realizarse", dijo. "La gente realmente ha tenido dificultades para entender lo complejo y absurdo de esta elección particular y siente que nuestros candidatos y funcionarios electos no están necesariamente afrontando los grandes problemas de nuestros tiempos".

En un lugar de votación ficticio, el público llena boletas de un referendo. En el siguiente cuarto, se enfrentan a algo que los dejaría un poco en shock (y que no revelaremos). De hecho, durante una presentación previa para la prensa algunos cuartos fueron vedados como para crear un aura de misterio. Cuando se le preguntó si algún sketch incluía a actores en los papeles de Hillary Clinton y Donald Trump, Reyes se limitó a decir que los visitantes reciben una sorpresa al final.

La experiencia de dos horas estará abierta los viernes, sábados y domingos de 6 p.m. a la medianoche, hasta el 6 de noviembre. Es necesario comprar boletos por anticipado.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario