Associated Press 04 noviembre 2016

Arpaio desbanda equipo táctico pese a demanda de la unidad

PHOENIX (AP) — Joe Arpaio, sheriff del condado de Maricopa en Arizona, desbandó a un equipo táctico encargado de reos peligrosos en un momento en el que la unidad elite tenía mucha demanda a raíz de un aumento de ataques de prisioneros contra los guardias, de acuerdo con documentos.

Arpaio cerró la Unidad de Respuesta Especial en septiembre como parte de un recorte presupuestario de 8 millones de dólares para cubrir altísimos costos legales por una demanda contra su oficina en un caso de perfilamiento racial.

Desde entonces, el trabajo de confrontar los altercados de reos, amenazas de violencia y sacar de sus celdas a prisioneros renuentes ha recaído en los carceleros, quienes cuentan otras responsabilidades y tienen experiencia limitada en tales situaciones.

Archivos obtenidos por The Associated Press, de un funcionario que trabaja en una de las cárceles, dan una sensación de peligro dentro de las cárceles del condado de Maricopa luego que Arpaio desbandó el equipo.

Las agresiones de reos contra los guardias se han duplicado en los últimos 10 años, de 111 en el 2006 a 224 el año pasado. Hubo 134 ataques a guardias hasta julio de este año, más que en todo el 2011. Los reos mordieron, tiraron las bandejas, golpearon en la cara y cabecearon a guardias.

La oficina del sheriff insistió el jueves en un comunicado que todavía tiene la Unidad de Respuesta Especial en sus cárceles, pese a que la agencia había confirmado antes que la había cancelado. La oficina del sheriff no respondió a un pedido de la AP para entrevistar a Arpaio sobre el asunto.

El carcelero dijo el viernes que no ha visto a la unidad en las cárceles en varias semanas. También destacó que las armas de esta unidad ya no están en el almacén donde estaban y que se había enviado un mensaje electrónico preguntando si es que otras unidades necesitaban el equipo.

El guardia no estaba autorizado para hablar públicamente sobre la anulación del equipo SWAT y habló bajo la condición del anonimato.

La oficina del sheriff dijo que cada cárcel también cuenta con otros equipos con entrenamiento especial que pueden responder rápidamente a emergencias causadas por problemas de reos. También dijo que no tiene ninguna evidencia de que la Unidad de Respuesta Especial ayudó a evitar ataques a carceleros.

Funcionarios del condado pidieron a Arpaio que cortara los 8 millones de su presupuesto para pagar por una gran reestructuración de su oficina derivado de la demanda por prejuicio racial. Arpaio será llevado a juicio en diciembre por un cargo menor de desacato que está vinculado al mismo asunto.

___

Jacques Billeaud está en: Twitter.com/jacquesbilleaud

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario