Associated Press 07 julio 2016

Arizona: Vinculan brote de sarampión con centro de migrantes

TUCSON, Arizona, EE.UU. (AP) — El brote de sarampión en Arizona, el más grande actualmente en Estados Unidos, se debe en parte a que algunos trabajadores de un centro de detención migratoria se rehúsan a vacunarse, afirmaron funcionarios de salud del estado.

Las autoridades han confirmado 22 casos de sarampión en Arizona desde finales de mayo. Todos estos casos están relacionados con el Centro de Detención Eloy, instalación del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) que es administrado por la empresa privada Corrections Corporation of America (CCA).

Thomas Schryer, director de salud del condado de Pinal, señaló que el brote probablemente comenzó con un inmigrante, pero que desde entonces los detenidos han sido vacunados. El convencer a los empleados que se vacunen o demuestren su inmunidad ha resultado mucho más difícil, aseguró.

"Y es por eso que ellos son realmente los que propagan el sarampión entre ellos y luego se integran a la comunidad", declaró Schryer.

Las instalaciones cuentan con cerca de 350 empleados de CCA y una cifra desconocida de personal del ICE, si bien Schryer calcula que son aproximadamente 100. El ICE no da a conocer públicamente los niveles del personal, ni exige a sus empleados que sean vacunados. En la actualidad hay más de 1.200 inmigrantes detenidos en las instalaciones.

Yasmeen Pitts O'Keefe, una vocera del ICE, indicó que la agencia está colaborando estrechamente con funcionarios de salud para darle seguimiento a los detenidos y empleados, y que ha implementado varias medidas para evitar que la enfermedad se propague aún más, incluido el proporcionar vacunas, el enviar a su personal a clínicas cercanas, la distribución de volantes y panfletos sobre los peligros del sarampión y la entrega de mascarillas y guantes.

CCA, la corporación con sede en Tennessee que opera las instalaciones, afirmó que la mayoría de sus empleados han sido vacunados o demostraron que lo están. A quienes no lo están se les ha pedido usar mascarillas quirúrgicas o permanecer en casa.

La directora del Departamento de Servicios de Salud de Arizona, Cara Christ, dijo que las instalaciones han sido más receptivas en los últimos días y que un gran número de empleados de la CCA fueron vacunados a finales de la semana pasada.

"Una vez que comprenden qué importante es y el impacto que puede tener en la comunidad, tienden a cooperar. Por lo que esperamos recibir una respuesta cooperativa del ICE", añadió Christ.

El sarampión es altamente contagioso y se puede prevenir por medio de vacunas. Fue erradicado en Estados Unidos en 2000. Sin embargo, durante los últimos años se han presentado nuevos casos en gran parte debido al temor sin fundamentos de que la vacuna causa autismo en menores, detalló Schryer. Los síntomas suelen ser leves pero podrían resultar fatales en bebés, que no pueden ser vacunados hasta cumplir un año de vida.

El año pasado, funcionarios dijeron que un enorme brote de sarampión que surgió en el parque de diversiones Disneyland en California y se propagó a varios estados se extendió más que nada debido a que los padres se rehusaron a vacunar a sus hijos.

En Arizona, los funcionarios de salud proporcionan vacunas gratuitas, envían a médicos al centro de detención de inmigrantes y ofrecen atención educativa al personal en un intento por contener la propagación del sarampión.

Schryer dijo que funcionarios estaban sopesando pedirle al gobernador de Arizona que declare un estado de emergencia, si bien Christ subrayó que eso quizá no sería necesario.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario