Mundo 29 abril 2016

Argentina: Sindicatos desafían a Macri por su plan económico

BUENOS AIRES (AP) — Los líderes gremiales reclamaron el viernes al presidente argentino Mauricio Macri que tome medidas urgentes para contener la inflación y poner fin a los miles de despidos registrados en los primeros meses de su gestión, en una multitudinaria protesta que mostró al movimiento sindical unido por primera vez en décadas.

"Esto no es contra nadie sino a favor de los trabajadores, pero a quien se ponga enfrente de los trabajadores sí los vamos a enfrentar", dijo Hugo Moyano, líder del poderoso gremio de camioneros y de una corriente disidente de la Confederación General del Trabajo (CGT), de extracción peronista, ante varias decenas de miles de personas convocadas frente al Monumento al Trabajo.

Moyano calificó de "convocatoria histórica" la movilización conjunta de las cinco centrales de trabajadores, algunas de extracción peronista y otras de izquierda, que hasta hace mantenían posturas que parecían irreconciliables y que ahora se han unido para resistir las políticas implementadas por el gobierno de centroderecha de Macri, que según ellos favorece a los grupos económicos en perjuicio de la clase trabajadora.

Unas 140.000 personas perdieron el trabajo desde fines del año pasado, según cifras de sindicatos y consultoras privadas, por la crisis en Brasil -el principal socio comercial de Argentina- y un fuerte ajuste del gasto público.

Los despidos ocurren en momentos en que el bolsillo de la clase media, uno de los pilares del triunfo electoral de Macri que puso fin a 12 años del modelo populista de Néstor Kirchner y Cristina Fernández, pierde capacidad de compra por la aceleración de la inflación tras la devaluación del peso y por fuertes subas en las tarifas de los servicios públicos, mientras 1,4 millón de personas cayeron en la pobreza en el primer trimestre, según un relevamiento del Observatorio Social de la Universidad Católica Argentina.

En un documento conjunto y leído en el acto, las centrales sindicales expresaron que "el pueblo argentino sigue con preocupación la dirección de las medidas económicas... tanto la aceleración de la inflación como la devaluación demuestran que se ha resuelto trasladar el costo de estas políticas sobre las espaldas del pueblo trabajador".

"Nosotros creemos que representan el regreso de históricas recetas neoliberales con tristes consecuencias", coincidieron.

El jefe de gabinete de ministros Marcos Peña afirmó que "la situación es la misma que se viene dando en los últimos cinco años, donde no se crean pero tampoco se pierden empleos". Definió los primeros meses de gestión como "una etapa de sinceramiento" en la cual el gobierno está abocado a corregir los desequilibrios provocados por el modelo populista que imperó en la última década y que dejó como herencia un déficit fiscal equivalente a 7% del PIB, una inflación anual superior al 30% y recesión económica.

Un informe del Centro de Economía Política Argentina reveló que hubo 141.542 despidos entre diciembre y marzo, de los cuales el 56,84% corresponde al sector privado y 43,16% al sector público.

En el ámbito privado, el sector de la construcción perdió 40.000 puestos de trabajo en los primeros tres meses del año, la mayoría como consecuencia de la suspensión de proyectos de obra pública, informó la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina.

Ante la ola de despidos, el bloqueo de calles y carreteras -el método más frecuente de protesta en Argentina- aumentó en marzo 7% respecto del mismo mes de 2015, según un estudio de la consultora privada Diagnóstico Político.

"Señor presidente, todo esto que está llevando adelante son platos de comida que le faltan a las familias más humildes. Esto es lo que tiene que tener en cuenta... Estamos preparados para pelear hasta las últimas consecuencias", apuntó Moyano.

Los sindicalistas también reclamaron al Congreso la sanción de un proyecto de ley que suspende los despidos durante seis meses y obliga a pagar doble indemnización. La iniciativa, que ya fue aprobada por el Senado, es rechazada por empresarios y el gobierno por considerar que perjudicará la reactivación de la economía prevista para la segunda mitad de año a partir de la llegada de inversiones y acceso al crédito externo tras poner fin al largo litigio con acreedores de deuda en cese de pagos desde 2001.

"Esto recién empieza, más unidad, más lucha y si no escuchan al paro nacional", advirtió Pablo Micheli, líder de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA).

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario