Deportes 28 marzo 2016

Argentina llega entonada ante una Bolivia aturdida

CORDOBA, Argentina (AP) — Argentina, con sus defensores centrales suspendidos, tratará de extender su buena racha ante una Bolivia también disminuida y además aturdida, cuando se enfrenten el martes por la sexta fecha de la carrera sudamericana rumbo al Mundial de Rusia 2018.

Nicolás Otamendi y Ramiro Funes Mori recibieron su segunda amarilla cuando el equipo capitaneado por Lionel Messi venció el jueves 2-1 en su visita a Chile. Serían reemplazados por Martín Demichelis y Javier Pinola.

"Perdemos dos centrales que evidentemente están muy bien, con mucha confianza, nos brindan mucha seguridad", declaró el técnico argentino Gerardo Martino en reunión de prensa el lunes por la noche. "Pero también estamos encontrando otros zagueros que nos brindan las soluciones que el equipo necesita. No tengo ninguna preocupación".

Bolivia también tiene bajas, entre ellas su zaguero central y capitán Edwin Centeno, quien acumuló su segunda amonestación ese mismo día en la derrota 3-2 en La Paz ante Colombia.

Demichelis, defensor del Manchester City de Inglaterra y quien jugó dos Mundiales, compartirá la zaga con Pinola, defensor de 33 años de Rosario Central, quien vuelve a la selección tras nueve años de ausencia.

"Me siento bien de cuerpo y mente. Por una cuestión de humildad, y porque soy realista de la situación, tengo que ser consciente de que puede ser mi último partido en la selección", declaró Demichelis, aludiendo que a sus 35 años le quedaría poca cuerda con la Albiceleste.

Argentina, que antes de Chile doblegó 1-0 a Colombia también como visitante, irá por su cuarta victoria en fila ante una Bolivia que tratará de cortar una racha adversa como visitante por eliminatorias: lleva 48 partidos sin triunfos desde que goleó 7-1 a Venezuela en julio de 1993.

El conjunto que dirige Martino tiene ocho puntos, los mismos que Brasil y Paraguay pero por diferencia de goles marcha quinto con cinco unidades menos que el líder Ecuador y con dos menos que el escolta Uruguay. Bolivia figura penúltimo con tres y Venezuela cierra con uno.

"Seguramente la propuesta mañana de Bolivia tendrá que ver con esperar, salir de contragolpe", dijo Martino. "Y cuando nosotros nos encontramos con un rival de esa naturaleza salimos a proponer".

En Argentina también estará ausente su atacante suplente Ezequiel Lavezzi, quien recibió su segunda amarilla ante Chile, mientras que Martino haría un cambio táctico con el ingreso de Gonzalo Higuaín, goleador del Napoli italiano, por el atacante del Manchester City Sergio Agüero.

Bolivia, además de perder a su capitán Zenteno, tendrá al menos cinco ausencias: el defensor Leonel Morales quedó al margen por lesión; el mediocampista Damián Lizio fue desafectado por motivos familiares, mientras que los delanteros Dustin Maldonado y Alberto Pinto también quedaron desvinculados por decisión del entrenador Julio César Baldivieso.

Para Balvidieso, la "Pulga" Messi no deja de ser una preocupación, aunque de todos modos aún no reveló si tiene algún plan para frenar los embates del astro del Barcelona.

"No tomé ninguna decisión sobre la marca personalizada con Messi. De todas maneras, siendo honestos, nosotros no podemos jugarle de igual a igual a Argentina", destacó el técnico el lunes tras la llegada con su plantel a Córdoba.

Aunque aún no está confirmado, es probable que jueguen el volante sueco-boliviano Martín Smedberg, del IFK de Gotemburgo, y el delantero Yasmani Duk del Cosmos de Nueva York.

"Vamos a jugar en busca de lograr una hazaña y darle una alegría al país", destacó el arquero Rómel Quiñonez antes de viajar a Argentina. "Es un lindo partido para jugar y tenemos que estar concentrados para no pagar caro como contra Colombia".

Tras cumplir una fecha de suspensión, en Argentina reaparecerá Javier Mascherano para formar un mediocampo con Lucas Biglia y Ever Banega, con Higuaín en el centro del ataque y Messi y Angel di María por los extremos.

Con el arbitraje del venezolano Jesús Valenzuela Sáez, el partido se jugará desde las 2330 GMT en el estadio Mario Kempes, cuyo césped no estaba en buenas condiciones debido a dos recientes recitales, según admitieron las autoridades del inmueble.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario