Deportes 28 junio 2016

Argentina: Sin acuerdo dirigencial peligra inicio de liga

BUENOS AIRES (AP) — En medio de la conmoción por la renuncia del astro Lionel Messi al seleccionado y con la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) virtualmente acéfala, la dirigencia de este deporte en el país volvió a postergar una definición sobre el formato de la próxima liga, lo cual pone en seria duda su inicio en agosto.

En una asamblea extraordinaria convocada el martes para aprobar la creación de una super-liga profesional, similar a la de España o Inglaterra, se resolvió dejar la decisión en suspenso hasta el 11 de julio, poniendo en evidencia la profunda división que esta iniciativa genera entre la dirigencia argentina.

Con el objetivo de acercar posiciones, se creó una comisión integrada por seis directivos.

"Este partido lo empiezo a ver desde la tribuna, espero que lleguen a un acuerdo. Depende de ellos", dijo en rueda de prensa Luis Segura, cuyo mandato como presidente de AFA en principio concluía el 30 de junio, pero el viernes último fue desplazado del cargo por FIFA, la cual resolvió intervenir la entidad por irregularidades administrativas y de otra índole.

Una comisión de FIFA asumirá oficialmente el control de AFA la próxima semana durante el plazo de un año, cuando se convoque a elegir de nuevo un presidente. El organismo rector del fútbol mundial aclaró que la creación de la super-liga no le compete.

"Lo mejor sería llegar a un acuerdo por la super-liga, ojalá lo logren", afirmó Segura, quien estuvo presente pero no participó de la asamblea extraordinaria en el predio de selecciones nacionales situado en Ezeiza, donde unas horas antes el capitán Messi había pasado a retirar sus pertenencias tras anunciar la renuncia al conjunto albiceleste.

Los clubes más importantes, entre ellos Boca Juniors y River Plate, impulsan un cambio de paradigma en la organización de los torneos, con la idea de poner al fútbol argentino a la altura de las ligas más poderosas del mundo. Esta iniciativa no sólo contempla un nuevo formato de la liga —que iría de agosto a mayo, como en Europa— sino que además habilitaría el ingreso de las sociedades anónimas, algo que prohíben los estatutos de AFA. Bajo el orden actual, los clubes son asociaciones civiles sin fines de lucro.

Esta iniciativa despierta rechazo entre los clubes más pequeños y de las ligas de categoría inferiores. Temen que la super-liga amplíe la brecha económica a favor de los equipos más poderosos.

"Nadie nos vino a hablar de la super-liga. Nos sabemos cuál es la plata, cómo será el campeonato. No entendemos bien el tema de las sociedades anónimas", declaró Marcelo Achile, presidente del club Defensores de Belgrano, de la tercera categoría, tras finalizar el cónclave dirigencial.

La aprobación del nuevo formato requiere 61 sobre un total de 75 asambleístas que representan a los clubes afiliados a la AFA. Como los votos no estarían asegurados, se optó por ganar tiempo.

"Tenemos una crisis económica muy grande, todas la categorías. Hay deudas con los planteles, sumada a la deuda por gastos operativos de cada club. La única manera de solucionarlo es reunirnos. Darnos este tiempo para hablar con distintas categorías e intentar explicar la propuesta", sostuvo Daniel Angelici, presidente de Boca Juniors y uno de los principales promotores de la nueva liga.

Si no hubiera acuerdo a esta altura nadie se atreve a asegurar que el torneo argentino comenzará el 7 de agosto.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario