Mundo 20 marzo 2016

Arde casa de familiar de palestinos muertos en otro incendio

JERUSALEN (AP) — Alguien prendió fuego el domingo de madrugada a una vivienda palestina, según la policía israelí, cerca de donde se produjo un incendio intencionado contra una vivienda el año pasado que mató a tres palestinos. Las primeras sospechas recayeron en extremistas judíos.

Las autoridades investigaban el nuevo incendio, que se sospechaba habría sido provocado, en el pueblo cisjordano de Duma, indicó la portavoz policial Luba Samri.

Los agresores rompieron la ventana del dormitorio de Ibrahim Dawabsheh y prendieron fuego a la casa, según autoridades palestinas. Dawabsheh resultó herido, pero su esposa sufrió intoxicación por inhalación de humo.

Dawabsheh es un pariente de las víctimas del año pasado y un testigo clave de ese suceso. Testifica en el juicio ante un tribunal israelí contra los supuestos autores del ataque del año pasado.

Se sospecha que colonos judíos lanzaron en julio del año pasado bombas incendiarias contra una vivienda y mataron a Ali Dawabsheh, de 18 meses. La madre del pequeño, Riham, y su padre, Saad, murieron más tarde por las heridas sufridas en el ataque. El hermano de Ali, Ahmad, de 4 años, sobrevivió.

El mortal ataque del 31 de julio fue condenado por todo el espectro político israelí, y el primer ministro, Benjamin Netanyahu, prometió "tolerancia cero" en la lucha para llevar a los agresores ante la justicia. Los investigadores pusieron a varios sospechosos bajo "detención administrativa", una medida que suele reservarse a supuestos milicianos palestinos y que permite a las autoridades retener a personas durante meses sin presentar cargos.

Pero cuando la investigación se atascó durante meses, los palestinos se quejaron de un doble rasero en el que los sospechosos palestinos son rápidamente detenidos y procesados por un sistema de justicia militar que les reconoce pocos derechos, mientras que los judíos israelíes se ven protegidos por las leyes penales del país.

Amiram Ben-Uliel, un colono cisjordano de 21 años, ha sido acusado de asesinato. Él y otros supuestos cómplices forman parte de un movimiento conocido como los "jóvenes de la colina", un grupo sin líder de jóvenes que establecen asentamientos no autorizados, a menudo grupos de remolques, en colinas de Cisjordania, en tierra reclamada por los palestinos para un futuro estado.

El grupo ha sido acusado de vandalismo contra propiedades palestinas, mezquitas, iglesias, oficinas de grupos moderados israelíes e incluso bases militares israelíes. Estos ataques se conocen como "de precio" porque pretenden cobrar un coste por los pasos tomados en Israel que los agresores consideran favorecen a los palestinos.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario