Associated Press 01 marzo 2016

Antes de Trump, llegó Jesse Ventura y una gran victoria

CHICAGO (AP) — Fue un candidato en el que pocos creyeron. Era más famoso por aparecer en programas de televisión y parecía más interesado en promocionarse que en ganar un cargo público. Pero rápidamente comenzó a dominar las primeras planas y los debates, y cada mordaz declaración sólo lo hacía más atractivo al desencantado público.

Fue entonces cuando Jesse "The Body" Ventura se volvió gobernador de Minnesota.

Mucho antes de que Donald Trump encabezara la contienda presidencial republicana en 2016, estuvo Ventura, quien antes se dedicaba a la lucha profesional, fue conductor de un programa de radio y alcalde de un suburbio, que —en sus propias palabras— dejó al "mundo en shock" cuando ganó las elecciones al gobierno de Minneapolis en 1998.

Mientras Trump busca ampliar su ventaja de delegados en las elecciones que se realizan en 11 estados, una jornada conocida como Supermartes, las similitudes entre su campaña y la de Ventura siguen creciendo. El magnate llega al día más importante de la campaña electoral con varias victorias bajo el brazo y exudando confianza sobre sus posibilidades en el sur del país. Sus principales rivales, los senadores Ted Cruz y Marco Rubio pasan apuros para frenarlo.

"El éxito de Jesse es el caso perfecto en la historia que muestra que esto puede pasar", dijo Bill Hillsman, un publicista de Minneapolis autor de algunas de las campañas más memorables de Ventura, entre ellas una donde lo mostraba como un personaje de acción con intereses especiales: "No quiero tu estúpido dinero".

"La campaña de Donald Trump es como la campaña de Jesse pero más grande, con más dinero y herramientas de comunicación enormemente ventajosas", como las redes sociales y la organización online, consideró Hillsman.

Por supuesto que hay diferencias, en particular en los temas sociales. Trump propone ampliar el muro fronterizo para mantener lejos a los inmigrantes mexicanos y rechaza el matrimonio gay. Ventura ha apoyado mantener las fronteras abiertas y en un debate en 1998 dijo que el gobierno no debería meterse cuando alguien quiere casarse.

Ventura se ganó un lugar en la historia por llegar a la gubernatura de Minnesota como integrante del Partido de la Reforma, una tercera organización que después fue renombrada como Partido Independiente de Minnesota. El Partido de la Reforma llegó a calificar a republicanos y demócratas de "pandillas rivales".

Pero los electores ven a Trump lo suficientemente separado del partido. Tanto Trump como Ventura son atrevidos y de palabras sueltas, muy en contraste con los candidatos más tradicionales.

Eso fue suficiente para atraer a Darren Anderson a las urnas en 1998, cuando a sus 25 años fue uno de los primeros votantes que ayudó a ganar a Ventura. Anderson, ahora de 43 años, recuerda ver el debate entre "Jesse", el demócrata Skip Humphrey y el republicano Norm Coleman. Ventura fue el único que "llamó espada a la espada".

Tanto Ventura como Trump atrajeron gran parte de su apoyo de obreros a disgusto con la política tradicional.

Pero el típico votante de Ventura era más joven, mayoritariamente masculino y "en gran parte veía a la elección como un gran barril cervecero", dijo el profesor de ciencia política de la Universidad Estatal de St. Cloud, Stephen Frank, coautor del libro sobre la elección de Ventura.

Ventura le dijo a The Associated Press el lunes que ve indicios de su campaña en la de Trump. Pero está indeciso de si apoyar a Trump o al senador Bernie Sanders, quien busca la nominación demócrata. También considera su propia apuesta como un tercer candidato libertario.

___

La periodista de The Associated Press Kyle Potter colaboró desde St. Paul.

___

Sara Burnett está en Twitter como: https://twitter.com/sara_burnett

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario