EEUU 01 marzo 2016

Antes de Clinton, normas demócratas beneficiaban al partido

WASHINGTON (AP) — Mientras Hillary Clinton se pone por delante en número de delegados con apabullante apoyo desde dentro del Partido Demócrata, los seguidores de Bernie Sanders dan la batalla en un proceso de nominación que ven inclinado a favor de su rival.

Pero las normas de la formación que otorgan a los superdelegados el poder suficiente para impulsar al aspirante señalado por el partido —incluso aunque tenga problemas en las primarias y las asambleas partidistas— entraron en vigor mucho antes, en 1982.

Su diseño pretendía dar a los líderes del partido y a los cargos electos más voz frente a los aspirantes ajenos a la formación tras las grandes derrotas electorales de George McGovern en 1972 y Jimmy Carter en 1980.

E incluso en 2016, el año de los políticos contrarios al sistema, un cambio en la libertad de los superdelegados para apoyar al candidato que quieran no parece probable en el corto plazo.

"Queríamos templar la influencia de los líderes de grupos de interés y activistas del partido en el proceso de nominación", dijo Al From, director de personal de los House Democratic Caucus en la década de 1980, que impulsó la creación de la figura del superdelegado. "Para que si pasaba lo que ahora estamos viendo en el bando republicano, con candidatos renegados como Donald Trump a quien el partido no quiere, estas personas actuarían de contrapeso".

"Pero la verdad es que los superdelegados demócratas no han tenido ninguna influencia en cambios en una nominación", agregó.

Actualmente, Clinton va por delante en la contienda con 91 delegados frente a los 65 de Sanders, en base a los resultados de las primarias y caucus. Pero cuando se incluyen los superdelegados, la ventaja de Clinton sobre el autoproclamado socialista Sanders será mucho más amplia, de 546 a 87, según un conteo de The Associated Press. Para obtener la nominación hacen falta 2.383 delegados. Muchos de esos superdelegados, entre ellos los de New Hampshire, respaldaron a Clinton a finales del año pasado, y en una encuesta reciente de AP dijeron no haber cambiado de opinión a pesar de la victoria de Sanders en el estado.

"Es fundamentalmente antidemocrático tener un sistema superdelegados que da tanto poder a las élites del partido", dijo Charles Chamberlain, director ejecutivo de Democracy for America. Su grupo está haciendo circular peticiones para que los superdelegados cumplan la voluntad de los votantes. "Es ridículo que tengamos que pasar por esto cada ocho años, sólo para asegurarse de que superdelegados hagan lo correcto."

En este momento hay 714 superdelegados demócratas, que suponen alrededor del 30% de los delegados necesarios para lograr la nominación a la Casa Blanca. Son miembros del Congreso, gobernadores, funcionarios del partido y los miembros del Comité Nacional Demócrata (DNC, por sus siglas en inglés) que asisten a la convención nacional de forma automática y pueden apoyar al candidato que prefieran. Los republicanos también tienen algunos delegados seleccionados automáticamente, pero son menos cantidad.

Antes de la creación de la figura de los superdelegados, estos miembros del partido tenían que medirse a votantes de base en las primarias y caucus para ser nombrados delegados. Muchos optaron por no hacerlo y se quedaron fuera de la convención en la que el senador Edward M. Kennedy planteó un importante desafío a Carter por la nominación en 1980, que dividió profundamente al partido.

"La idea era crear dos tipos de personas, incluyendo a los superdelegados", dijo Elaine Kamarck, autora del libro "Primary Politics" y superdelegada, que ya anunció su apoyo a Clinton. "Sería en situaciones en donde hubiese algún resultado no concluyente de las primarias donde podían ejercer su propio juicio."

Sólo en dos ocasiones antes los superdelegados estuvieron cerca de desoír a las bases del partido.

En 1984, apoyaron mayoritariamente a Mondale frente a Hart, dando a Mondale al número necesario para ganar antes incluso de la convención nacional y aunque fracasase en primarias y asambleas electorales. Pero finalmente Mondale tuvo mayoría de delegados y ganó más primarias que su rival. En todo caso, en las elecciones presidenciales perdió en 49 estados frente a Ronald Reagan, la peor derrota electoral de la historia para los demócratas.

En 2008, la labor de cabildeo de la campaña de Clinton le daba una ventaja de 2 a 1 en superdelegados frente al senador por Illinois Barack Obama antes del inicio de las primarias. A medida que Obama iba acumulando triunfos en asambleas y elecciones, sus partidarios calificaban el proceso de los superdelegados como injusto. Con el tiempo se ganó a los indecisos y dio la vuelta a las votaciones, asegurándose una mayoría de comprometido y superdelegados.

El éxito de Obama en las elecciones generales hizo que el aparato del partido cediese en 2010 a su insistente petición de revisar la influencia de los superdelegados. Una comisión especial recomendó pedir a los superdelegados que voten en base a los resultados de las primarias o caucus de su estado. Pero el DNC decidió mantener intacta la autoridad de los superdelegados aunque redujo la cantidad. Ahora representan el 15% del total de delegados, frente al 20% anterior.

"Mientras el DNC esté a cargo del proceso y las reglas y ellos mismos sean superdelegados, se necesitará una verdadera revolución para cambar las cosas", dijo From, cofundador del ahora desaparecido Democratic Leadership Council.

La campaña Sanders, que reconoce tener ante sí una dura batalla, apunta que las primarias y asambleas electorales están lejos de terminar.

"El proceso es lo que es", dijo Tad Devine, un destacado asesor de Sanders que además ayudó a elaborar las normas para los superdelegados en la década de 1980.

"Creemos que los superdelegados se tomarán muy en serio su papel y responsabilidad en este proceso ", apuntó Devine. "Tomarán una decisión sobre quién podrá tener más éxito en las elecciones generales una vez los votantes hayan hablado, no antes".

___

La periodista de AP Hope Yen está en Twitter en http://twitter.com/hopeyen1

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario