Deportes 06 mayo 2016

American Pharoah se da la gran vida de semental

VERSAILLES, Kentucky, EE.UU. (AP) — American Pharoah sale de su establo palaciego, con la cabeza alzada, los ojos alertas, con unos cuantos kilos de más, pero todavía con un físico musculoso. En unos pocos minutos, el potro será llevado al cobertizo de apareamiento, a unos 50 metros. A estas alturas, el ganador de la Triple Corona se sabe la rutina de memoria.

Ya no hay más entrenamientos temprano por la mañana bajo la supervisión del preparador Bob Baffert. Ni el jinete mexicano Víctor Espinoza exprimiendo hasta la última gota de energía del zaino durante 11 carreras en 17 meses. Nada de muchedumbres de periodistas, ni cámaras retratando cada uno de sus pasos. Tampoco desfiles por Churchill Downs o Santa Anita Park.

American Pharoah está en el paraíso, también conocido como la granja Coolmore Ashford, un imperio de 810 hectáreas (2.000 acres) en Kentucky. Aquí vive el primer ganador de la Triple Corona en 37 años, en una especie de hotel de lujo para el caballo que ganó el Derby de Kentucky, Preakness y Belmont el año pasado, apenas el 12do que logra la gesta en la historia.

La más reciente edición del Derby es el sábado, a unos 120 kilómetros en Churchill Downs. Nyquist es el favorito de las apuestas (3-1) entre los 20 caballos, al llegar con un récord invicto a la carrera donde el ganador será el único con la posibilidad de repetir la gesta de American Pharoah.

El entrenador de Nyquist, Doug O'Neill, sabe que los fanáticos estarán más pendientes que nunca.

"Han escuchado mucho sobre el hipismo en el último año, año y medio, y eso es gracias a Pharoah", comentó. "Y ojalá Nyquist pueda mantener ese interés".

En Ashford, hay yeguas listas para seguir con la herencia de American Pharoah. Dos días después de ganar el Clásico de la Copa de Criadores en su única carrera el 1 de noviembre en Keeneland, el potro arribó a su nuevo hogar. Cuando la temporada de apareamiento comenzó a mediados de febrero, American Pharoah estaba listo. Desde entonces, ha montado a unas 100 yeguas, y podría duplicar esa cifra al final de la temporada en junio.

¿Sus honorarios de semental? 200 mil dólares.

Al menos algo no ha cambiado.

"Sigue siendo tan dulce y juguetón como siempre", dijo su dueño Ahmed Zayat tras una visita reciente al caballo. "Se ha dedicado a su nuevo papel tan bien como lo hizo en la pista".

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario