Mundo 07 octubre 2016

América Latina espera que Nobel ayude a la paz en Colombia

QUITO, Ecuador (AP) — América Latina recibió con entusiasmo el premio Nobel de la Paz al presidente colombiano Juan Manuel Santos, con la esperanza de que contribuya a poner fin al conflicto armado de más de cinco décadas en la nación sudamericana.

Presidentes, líderes, activistas y otros Nobel de la región felicitaron al mandatario colombiano, quien se convirtió en el sexto latinoamericano en recibir ese reconocimiento.

El presidente de Estados Unidos, Barak Obama, manifestó en un comunicado que "mientras Colombia se aleja de la guerra más larga en el hemisferio occidental, este premio es un testimonio al presidente Santos y su firme y valiente liderazgo durante años de difíciles negociaciones".

Añadió que el Comité Nobel tomó la decisión correcta, al conferir esta distinción a Santos.

"El Premio Nobel de la Paz es una herramienta al servicio de los pueblos que esperamos ayude a consolidar una Colombia en paz", señaló en su cuenta de Twitter el argentino Adolfo Pérez Esquivel, quien recibió el mismo galardón en 1980.

Rigoberta Menchú, Nobel de la Paz en 1992, elogió en la misma red social a Santos por su "convicción, valentía y lucha incansable por llevar la paz a su país".

El Comité Noruego del Nobel otorgó el premio a Santos por sus esfuerzos para acabar con el mayor conflicto armado en Latinoamérica, un reconocimiento concedido escasos cinco días después de que los colombianos rechazaron en un plebiscito el acuerdo que el gobierno logró con la guerrilla de las FARC.

"Reconoce su lucha inclaudicable por alcanzar la paz definitiva en Colombia", dijo el presidente de Ecuador, Rafael Correa. "Para toda América Latina una gran noticia ese premio Nobel; es un gran honor no solo para Colombia sino para toda la patria grande".

El presidente peruano Pedro Pablo Kuczynski felicitó a Santos "por haber persistido tanto por la paz, lo que se culmina hoy con el premio Nobel de la Paz que le acaban de otorgar".

En sus cuentas de Twitter, la presidenta chilena Michelle Bachelet dijo que esperaba que el premio "sea el impulso final para el reencuentro en Colombia", y el mandatario mexicano Enrique Peña Nieto afirmó que el galardón a Santos "es un reconocimiento a su liderazgo y compromiso con la paz".

El presidente brasileño Michel Temer, también en Twitter, señaló que "es una gran alegría que el presidente Santos reciba el premio Nobel de la Paz", mientras que su colega de Paraguay, Horacio Cartes, dijo que desde su país "le acompañamos (a Santos) en sus esfuerzos" de paz.

El mandatario de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, señaló que Santos ha sido un "líder valiente" que supo sostener el pulso y sortear los desafíos que se presentaron a la largo de las negociones. Gracias a él el Nobel "lo recibe el pueblo y todos los involucrados" en el proceso de paz.

Juan Carlos Varela, presidente panameño, coincidió en que con el premio "se distingue a todo un pueblo".

Antes de Santos, el premio Nobel de la Paz fue otorgado a otros cinco latinoamericanos: los argentinos Carlos Saavedra en 1936 y Adolfo Pérez Esquivel en 1980; el mexicano Alfonso García Robles en 1982; el costarricense Oscar Arias en 1987 y la guatemalteca Rigoberta Menchú en 1992.

El comité noruego señaló que el premio es "un tributo al pueblo de Colombia que, a pesar de las grandes dificultades y los abusos, no ha perdido la esperanza en una paz justa, a todas las partes que han contribuido al proceso de paz".

La guerra ha dejado más de 220.000 muertos y a millones de desplazados.

El gobierno de España deseó a Colombia "una paz completa, estable y duradera, que satisfaga los anhelos de todo el pueblo colombiano", y el de Guatemala, expresó que el premio a Santos "es el resultado de su iniciativa y todos los esfuerzos realizados para alcanzar la paz".

"¡Un orgullo para nuestra región! A seguir trabajando para asegurar que esa paz sea una realidad", señaló en su cuenta de Twitter la canciller argentina Susana Malcorra.

El anuncio de este premio se produce cuando el gobierno colombiano y la guerrilla de las FARC acordaron un protocolo de tregua para garantizar la seguridad de los rebeldes durante el proceso de paz.

El director para las Américas de Human Rights Watch, José Miguel Vivanco, expresó su esperanza de que el Nobel ayude a los esfuerzos en Colombia "para lograr un acuerdo de paz con un sólido componente de justicia, que siente las bases de una paz duradera luego de más de medio siglo de violencia brutal".

_______

Para esta nota colaboraron los corresponsales de The Associated Press en América Latina.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario