Mundo 17 agosto 2016

Amenaza a vicepresidenta, en medio de malestar en Argentina

BUENOS AIRES (AP) — Una reciente amenaza de muerte contra la vicepresidenta argentina Gabriela Michetti se sumó a una serie de intimidaciones al mandatario Mauricio Macri y una jueza que, según analistas, provendrían de grupos que buscan generar tensión en medio del malestar social por las medidas de ajuste aplicadas por el gobierno.

Michetti denunció que recibió una amenaza en el contestador de teléfono de la Fundación SUMA que encabeza, en la cual le conminaron a comprarse un auto blindado, "porque te vamos a hacer volar por los aires".

En un mensaje en su cuenta de Twitter, la vicepresidenta lo consideró parte de los "embates al cambio que queremos hacer".

El gobierno no ha informado a quién atribuye la intimidación, que ya es investigada por la justicia federal.

Las autoridades han detenido en las últimas semanas al menos a cuatro personas por amenazar al presidente por teléfono y a través de Twitter.

Desde su llegada al poder, el gobierno de Macri ha generado malestar entre algunos sectores por tomar medidas como aumentar las tarifas de gas, agua y luz, y despedir a miles del sector público para reducir el déficit fiscal. Y aunque la popularidad de Macri ha bajado, mantiene niveles superiores al 40% de aprobación.

No hay claridad del origen específico de las amenazas, aunque analistas consideran que detrás estarían grupos politizados y poco organizados que aprovechan el momento de críticas al gobierno.

Patricio Giusto, de la consultora Diagnóstico Político, dijo el miércoles a The Associated Press que estos hechos buscan "generar ruido político", y considero que algunos de los grupos provendrían del "kirchnerismo duro", que responde a la expresidenta Cristina Fernández (2007-2015).

Afirmó que otros políticos han denunciado amenazas, como la actual diputada oficialista Elisa Carrió, quien ha acusado a funcionarios del anterior gobierno, jueces, y políticos de distinto signo por supuestos actos de corrupción. Pero Giusto destacó que en los últimos años ningún presidente fue víctima de tantas amenazas seguidas como lo ha sido Macri.

La jueza federal Martina Forns, quien frenó el fuerte aumento en las tarifas de la electricidad aplicado por el gobierno, también ha enfrentado situaciones amenazantes: una granada de guerra apareció a pocos metros de su casa en esta capital.

La magistrada dijo a periodistas que "hay una situación muy direccionada hacia mí, hacia el fallo (judicial)". La ministra de Seguridad Patricia Bullrich llamó a la jueza para poner a su disposición personal policial y el caso es investigado por la justicia federal.

Roberto Bacman, del Centro de Estudios de Opinión Pública, consideró por su parte que el intento de "enrarecer el clima" no respondería a grupos opositores sino "quizá a integrantes de los servicios secretos" que han sido señalados de intimidar a políticos de distinta índole.

Agregó que "no hay que descartar la hipótesis que dice que es una cortina de humo (del gobierno) para distraer a los argentinos de las medidas de ajuste".

Un hombre fue detenido en las últimas horas en Mendoza, 1.100 kilómetros al oeste de Buenos Aires, a raíz de una amenaza de muerte telefónica al presidente recibida horas antes de la llegada de Macri al lugar para un acto oficial. Según el gobierno provincial el detenido es una persona con trastornos mentales cuya identidad no fue suministrada.

Semanas atrás, tres personas fueron arrestadas luego de amenazar con colocar una bomba contra el presidente en numerosas llamadas realizadas a teléfonos de las fuerzas de seguridad.

En las mismas se advertía de la colocación de un artefacto explosivo en el antiguo domicilio del presidente, que actualmente está alquilado.

Además dos jóvenes son investigados por la justicia por amenazar a Macri valiéndose de un perfil de un falso terrorista en Twitter. Uno de ellos, con detención preventiva, afirmó que el hecho fue una broma.

El gobierno reveló recientemente que en el teléfono de emergencias 911 se recibió una amenaza anónima en la que pedían que se pague un millón de dólares para no poner una bomba en la sede nacional de gobierno.

Días atrás, Macri fue repudiado por manifestantes que lo insultaron durante un acto en la ciudad de Mar del Plata, 400 kilómetros al sur de Buenos Aires. En medio del griterío el presidente afirmó que los que creen "que el camino es la agresión" deben "poner la energía en construir".

El hecho fue considerado por la ministra Bullrich como una "fuerte agresión" de sectores políticos que no aceptan la alternancia de poder.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario