Argentina 18 noviembre 2016

Alerta mundial: por qué es tan importante luchar contra la obesidad

Es una enfermedad que afecta a más del 60% de la población adulta en el mundo. Cómo combatir una epidemia que puede acortar la vida de una persona en hasta 10 años

Los números son alarmantes: el crecimiento de dietas y planes alimentarios, sumado a la innumerable cantidad de médicos y especialistas eficientes que trabajan sobre el tema, no alcanzan. Las campañas mediáticas y los programas de ayuda y concientización, tampoco. La obesidad en Sudamérica termina con la vida de una de cada cinco personas que la sufren.

"Todos los años hay un 1,2% de la población que engorda", dijo a Infobae el doctor Máximo Ravenna a Infobae, agregando un número sorprendente: "Más del 60% de las personas en el mundo padecen de sobrepeso u obesidad".

Por eso, cada 12 de noviembre se celebra el Día Mundial de la Obesidadcon un solo objetivo: que cada vez más personas decidan cuidarse y rutinizar una dieta sana, rica y que les ayude a mantener la vitalidad en todas las funciones del organismo.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 65% de la población mundial vive en países donde el sobrepeso causa más muertes que la desnutrición. También se calcula que el 44% de los casos de diabetes, el 23% de la cardiopatía isquémica y hasta un 41% de los casos de cáncer son atribuibles a la obesidad.

"Se aconseja la incorporación de hábitos saludables tanto para tratar la enfermedad como para su prevención. La alimentación saludable y la actividad física suficiente y regular son los principales factores de promoción y mantenimiento de una buena salud durante toda la vida", explicó a Infobae la presidente de la Sociedad Argentina de Nutrición (SAN), Zulema Stolarza.

Una investigación dirigida por el médico cardiólogo Emanuele Di Angelantonio para la Universidad de Cambridge y publicada en el semanario médico británico The Lancet estableció que, en promedio, las personas con sobrepeso pierden un año de esperanza de vida, y las moderadamente obesas, tres años. "Las personas afectadas de obesidad severa pierden alrededor de 10 años", remarcó.

Para la doctora Mónica Katz, esto se debe a que, por un lado, la especie humana está diseñada para proteger las reservas de grasa: "Por lo tanto, a medida que la disponibilidad calórica ha aumentado y la vida se ha tornado sedentaria, la obesidad y las co-morbilidades han incrementado su prevalencia".

Los hábitos que persigue más de la mitad de la población humana pueden resultar letales para su vida. Si se tiene en cuenta que prevalecen las rutinas sedentarias y las ingestas calóricas desmedidas, es entendible que millones de personas padezcan sobrepeso u obesidad.

En el caso de los niños, las cifras también crecieron: los últimos registros afirman que entre 1990 y 2014 los casos aumentaron de 31 a 41 millones.

"Dada la complejidad de la etiopatogenia de la obesidad, sorprende la ausencia de programas de prevención. La obesidad es una enfermedad prevenible siempre que las estrategias sean integradas y multisectoriales. Se trata de una enfermedad compleja, una escandalosa epidemia de muerte lenta que requiere desarrollar urgentemente acciones con impacto sanitario, no solo para el beneficio de la comunidad sino de los sistemas de salud que no podrán hacer frente a los costos que la obesidad y a las patologías asociadas que generan", explicó Katz.

"En la actualidad hay tres errores comunes en la dieta diaria que hacen engordar a una persona: la carga genética, el sedentarismo y la hiperingesta (comer mucho y moverse poco). Esto sucede desde hace 40 años. Son los primeros puntos a tener en cuenta para combatir la obesidad. Lamentablemente, los gordos poseen carga genética como siempre y el sedentarismo se incrementó", concluyó Ravenna.

Fuente: infobae.com

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario