Mundo 04 marzo 2016

Alemania y Francia buscan medidas para crisis de migrantes

PARÍS (AP) — Las medidas nacionales unilaterales para lidiar con la crisis de los migrantes son contraproducentes, afirmó la canciller federal Angela Merkel el viernes al reunirse con el presidente francés en París para promover una solución europea conjunta.

Las demoras en las fronteras y los cierres en la ruta de los migrantes significan que un gentío se está acumulando en Grecia, abrumando los recursos de ese país, dijo Merkel en una conferencia de prensa conjunta con el presidente francés Francois Hollande en París.

Los dos mandatarios se reunieron antes de una cumbre de líderes de la Unión Europea y Turquía para discutir la crisis migratoria el lunes. Los países balcánicos y Austria han introducido recientemente severas restricciones para contener el flujo de migrantes. Esto significa que miles de refugiados y otros migrantes han quedado atascados en la frontera griega con Macedonia.

"Las soluciones unilaterales no nos ayudan", enfatizó Merkel y agregó que Europa necesita trabajar en estrecho contacto con Turquía para contener el flujo de migrantes y también para asegurar sus fronteras exteriores.

Alemania y Francia coinciden en que la UE debe proteger sus fronteras exteriores para preservar la libertad dentro de Europa sin fronteras internas, afirmó Merkel.

Hollande dijo que Francia aportará un buque a la fuerza de la OTAN destacada en el Mar Egeo —entre Turquía y Grecia— para contribuir al control fronterizo exterior de Europa.

A medida que se reimponen controles temporales entre varios estados miembros para lidiar con la crisis, algunos temen un desplome de la zona Schengen sin fronteras en la mayor parte de la Unión Europea. La oficina central del bloque, la Comisión Europea, calculó que el costo total de restablecer los controles fronterizos entre los estados miembros ascendería a 18.000 millones de euros (20.000 millones de dólares) por año.

Más de 1.200.000 personas han solicitado asilo por primera vez en la UE el año pasado, más del doble que en 2014, en su mayoría sirios, iraquíes y afganos.

Horas antes, la agencia de Naciones Unidas para los refugiados, ACNUR, dijo que 400.000 de los refugiados sirios que se alojan en Turquía deberían ser reubicados en el resto del mundo para ayudar al país a aliviar su carga.

El director de la oficina europea de ACNUR, Vincent Cochetel, dijo el viernes que los refugiados podrían ser realojados desde Turquía en los dos próximos años, y pidió a Europa, Rusia y Estados Unidos que hagan más en la crisis migratoria.

Más de dos millones de refugiados, la mayoría de ellos sirios, están actualmente en suelo turco.

Cochetel apuntó que el año pasado solo 7.500 migrantes, 1.100 de ellos sirios, salieron de Turquía para ser reubicados en otros lugares.

Su llamamiento se produce en un momento en que la Unión Europea busca deportar a Turquía a un mayor número de los migrantes que llegan a Grecia.

Por otra parte, ACNUR, criticó a los líderes de la Unión Europea por pedir a los migrantes que no viajen al viejo continente ya que la mayoría de personas que lo hace, más que buscar empleo, está huyendo de la guerra en sus países.

"La verdad incómoda es que los refugiados siguen llegando a Europa porque hay guerras en sus países vecinos", dijo el director de la oficina europea de ACNUR, Vincent Cochetel, el viernes.

"El 91% de la gente que llega a Grecia procede de esas tres grandes crisis" en Siria, Irak y Afganistán, explicó a reporteros en Bruselas agregando que casi la mitad son ciudadanos sirios.

El jueves, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, advirtió "a todos los posibles migrantes económicos, sean de donde sean: No vengan a Europa".

Según la ley internacional, quienes huyen de la guerra tienen derecho a solicitar asilo político.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario