Deportes 07 julio 2016

Alemania se queda corta en la Eurocopa

MARSELLA, Francia (AP) — La derrota de Alemania ante Francia en su semifinal de la Eurocopa pone al descubierto que el recambio de jugadores tras su consagración en la Copa del Mundo no ha sido pertinente.

El pase a jubilación del lateral izquierdo Philipp Lahm, el zaguero central Per Mertesacker y el goleador Miroslav Klose, todos campeones en Brasil, condujo a un notorio declive del poderío del equipo, evidente desde el mismo inicio de las eliminatorias de la Euro 2016, un proceso que resultó ser más tortuoso de lo esperado.

Todos esos retiros afectaron, aunque Jonas Hector se ha consolidado como el relevo de Lahm. Mats Hummels y Jerome Boateng conforman una sólida dupla de centrales y el delantero Mario Gómez anotó dos goles a su regreso antes de lesionarse.

Pero Gómez, quien se perdió el Mundial 2014 por estar fuera de forma, fue el único titular en el ataque alemán a tono con el gol. Thomas Mueller se fue sin anotar. Mario Goetze quedó relegado a la banca tras la fase de grupos.

"El equipo cumplió con todo lo que les pedí", dijo Loew tras el revés 2-0 ante Francia que frustró el intento por un doblete Mundial-Eurocopa. "Dieron una exhibición de valentía y no tengo nada que reprocharles".

Alemania sorteó los cuartos de final con una victoria ante Italia que se concretó en una errática tanda de penales, la cual incluyó tres lanzamientos malogrados por Mesut Ozil, Mueller y Bastian Schweinsteiger. Ozil también falló un penal en la victoria 3-0 ante Eslovaquia en octavos.

Los delanteros tuvieron la pólvora mojada, y Alemania no encontró reemplazo para Gómez, quien había quedado descartado para el resto del torneo tras sufrir un desgarro en el muslo derecho.

Goetze no fue tomado en cuenta, pese a su habitual función de "falso nueve". Andre Schuerrle tampoco apareció en escena tras un discreto rendimiento en la primera fase y el veterano Lukas Podolski apenas sumó unos minutos con el partido liquidado ante Eslovaquia.

Mueller volvió a irse de una Eurocopa sin anotar, una sequía de 11 cotejos repartidos en dos ediciones, pese a numerosas ocasiones.

No fue hasta los 67 que Loew apeló a Goetze y Leroy Sane, la promesa de 20 años de Schalke, hizo su debut en el torneo a los 79, pero ya era demasiado tarde para remontar la losa que significó el doblete de Antoine Griezmann.

La chispa y capacidad de desborde de Griezmann personificó la diferencia entre las delanteras. Alemania acabó dependiendo de centros a la olla y remates de larga distancia.

Loew no quiso arriesgar con jugadores jóvenes como Sane. Pese a las dudas por la condición física de Schweinsteiger de cara al partido ante Francia, Loew mantuvo a su capitán de 31 años por su experiencia y Julian Weigl, un volante de 20 años de Borussia Dortmund, se pasó todo el torneo en la banca.

Al final de cuentas, Schweinsteiger fue el villano, con su mano en el área, propiciando que Griezmann abriese el marcador con un penal. Otro pilar de Brasil 2014, el arquero Manuel Neuer, cargo culpa en el segundo con un mal despeje.

Pese a dominar la posesión con un 65%, Alemania tuvo menos remates a puerta que Francia, seis contra siete.

Alemania ya no ese mismo equipo que arrolló 7-1 a la anfitriona Brasil en la semifinal del Mundial. Loew tendrá dos años a fin de encontrar soluciones para revalidar el título en Rusia.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario