Mundo 29 noviembre 2016

Al menos 10 muertos en bombardeos sobre zona rebelde Aleppo

BEIRUT, Líbano (AP) — Al menos 10 civiles murieron el martes en nuevos ataques aéreos sobre el asediado este de la ciudad de Aleppo, mientras huían de los avances del gobierno en el enclave controlado por la oposición. Naciones Unidas estima que hasta 16.000 personas se han visto desplazadas en los últimos días de combates.

Francia pidió una reunión urgente del Consejo de Seguridad para abordar la situación en Aleppo, donde proseguían los choques mientras las fuerzas del gobierno intentaban derribar la defensa rebelde en la dividida ciudad, otrora centro comercial del país.

Al menos 10 civiles murieron en los últimos bombardeos, según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña. El grupo de búsqueda y rescate Defensa Civil Siria informó de 25 muertos y dijo que los ataques habían alcanzado a un grupo de civiles que huían al distrito de Baba al-Nairab por los avances del gobierno en el norte.

En rápidos y efectistas avances, el gobierno sirio y sus aliados se abrieron paso en los últimos días hacia zonas en el norte del área opositora en el este de la ciudad, desatando una oleada de pánico y huidas del asediado enclave. Muchos de los civiles que huían acudieron a zonas controladas por el gobierno o por fuerzas curdas, mientras que otros se adentraron más en las zonas que quedan en manos rebeldes.

El responsable humanitario de Naciones Unidas, Stephen O'Brien, dijo estar "extremadamente preocupado" por la situación de los civiles y describió la situación en la ciudad como "profundamente alarmante y escalofriante".

"No quedan hospitales en funcionamiento y las reservas oficiales de alimentos prácticamente se han terminado en el este de Aleppo", dijo O'Brien en un comunicado. "Es probable que miles de personas más se vean sin más opción que huir si los combates siguen expandiéndose e intensificándose en los próximos días".

Vecinos del asediado este de Aleppo contactados por teléfono hablaron de miles de civiles que se han trasladado hacia el distrito sur, abarrotando los callejones y edificios vacíos o abandonados. "No están más seguros de los ataques aéreos, pero al menos buscan refugio de las pandillas del gobierno", dijo Abdulfaki Alhamdo, un profesor que sigue en la zona rebelde en Aleppo. Muchos de los civiles que huyen temen ataques de represalia del gobierno en su avance, señaló, en medio de noticias sobre detenciones de personas que vivían en zonas controladas por los rebeldes.

Alhamdo señaló que 11 apartamentos vacíos en su edificio ya estaban ocupados por los nuevos desplazados, muchos de ellos mujeres.

"Esos han escapado de la muerte de forma milagrosa", dijo a Associated Press desde Aleppo, donde continuaban los ataques aéreos y bombardeos. "Lo describieron como un viaje de la muerte".

Amnistía Internacional dijo haber recibido noticias sobre que las fuerzas de seguridad sirias habían detenido a hombres en zonas de Aleppo que han vuelto a control del gobierno. La organización de derechos humanos, con sede en Londres, advirtió del potencial de ataques de represalia, detención arbitraria, tortura, acoso y secuestros contra personas que antes vivían bajo control rebelde. No fue posible confirmar esta información de manera independiente.

Los civiles en zonas del gobierno en el oeste de la ciudad también han sufrido ataques indiscriminados de grupos opositores, señaló O'Brien, responsable humanitario de la ONU. Esa violencia ha desplazado a unas 20.000 personas en las últimas semanas en esa zona.

"Las partes del conflicto en Siria han demostrado una y otra vez que están dispuestas a tomar cualquier medida para obtener una ventaja militar, aunque suponga matar, mutilar o matar de hambre para rendir a los civiles", afirmó O'Brien.

El gobierno ha plantado un duro asedio a los distritos orientales de Aleppo desde julio. Ninguna ayuda ha entrado en la zona en los últimos cuatro meses, mientras los bombardeos castigaban la zona atacando hospitales e infraestructura. Los rebeldes rompieron brevemente el sitio durante casi dos semanas en medio de combates en el área. Naciones Unidas estima que 275.000 personas están atrapadas en el enclave controlado por rebeldes, que ahora se ha visto dividido en dos por los avances del gobierno.

Por su parte, el Ministerio ruso de Defensa anunció el martes que "la mitad" del este de Aleppo había sido "liberado" y calculó que unas 80.000 personas residentes en el lugar habían sido "liberadas".

El ministro francés de Exteriores pidió una reunión urgente del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para tratar de detener los combates en Aleppo y llevar ayuda humanitaria.

Jean-Marc Ayrault se reunirá el miércoles en París con el responsable de los consejos de distrito de Aleppo, Brita Haj Hassan. "Más que nunca, es urgente poner fin a las hostilidades y permitir un acceso sin trabas a la ayuda humanitaria", aseguró el responsable de Exteriores.

Francia ha apoyado a grupos sirios de oposición que se oponen a las fuerzas sirias con respaldo ruso.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario