Mundo 15 noviembre 2016

AI acusa a Kenia de obligar a refugiados a volver a Somalia

NAIROBI, Kenia (AP) — El Gobierno de Kenia coacciona a refugiados somalíes para que vuelvan a su país, donde corren peligro de morir o de ser reclutados a la fuerza por el grupo extremista islámico Al-Shabab, afirmo el martes Amnistía Internacional.

El Gobierno keniata anunció en mayo que cerraría a final de este mes el campo de Dadaab, donde viven más de 280.000 refugiados somalíes, porque el campo creaba problemas de seguridad.

El Gobierno está obligando a los habitantes del recinto a volver a Somalia sin un apoyo adecuado, afirmó AI en su informe. Sus investigadores visitaron en agosto Dadaab, donde entrevistaron a 56 refugiados por separado y celebraron encuentros de grupo.

"Los refugiados se ven atrapados entre la espada y la pared. Los funcionarios del Gobierno de Kenia les dice que deben marcharse a final de mes o serán obligados a marcharse sin ninguna asistencia", dijo Michelle Kagari, subdirectora regional de Amnistía Internacional.

"Estas acciones contradicen las garantías del gobierno keniata a la comunidad internacional sobre que se aseguraría de que todas las repatriaciones sería voluntarias y realizadas con seguridad y dignidad", añadió.

Algunos de los refugiados han vivido más de dos décadas en el campo de Dadaab, en el este de Kenia, desde que Somalia se sumió en el caos tras la caída en 1991 del veterano dictador Siad Barre a manos de señores de la guerra que después se enfrentaron entre sí.

El reporte de Amnistía incluye los testimonios de dos hermanos de 15 y 18 años que se marcharon de Dadaab para ir a Somalia en enero de 2016, para regresar al campo cuatro meses después. Cuando llegaron a Somalia, dijeron, su padre fue asesinado delante de ellos y fueron obligados a unirse a Al-Shabab. Los hermanos lograron finalmente escapar de los extremistas y volvieron a Dadaab.

Las noticias sobre refugiados obligados a abandonar el lugar chocan con las afirmaciones del presidente, Uhuru Kenyatta, sobre que los regresos serían voluntarios.

"Kenia sigue trabajando para la repatriación segura y digna de los refugiados desde el campo de Dadaab", dijo Kenyatta en septiembre al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, en una conversación telefónica, según la oficina de prensa de Kenyatta.

El país ha dicho que debe cerrar el campo porque es un campo de reclutamiento para Al-Shabab y una base desde la que el grupo extremista lanza ataques en Kenia. La milicia ha realizado varios ataques en Kenia, que envió tropas a Somalia en 2011 para combatir a los milicianos que libran una insurgencia contra el débil gobierno respaldado por Occidente.

Algunos ejemplos de ataques Al-Shabab contra objetivos keniatas fueron el asalto del 21 de septiembre de 2013 al centro comercial Westgate, en el que murieron 67 personas, y el ataque contra la Universidad de Garissa, en el que murieron 148 personas, la mayoría estudiantes.

Algunos funcionarios de Kenia han dicho que los agresores de Westgate llegaron desde Dadaab, pero los investigadores señalaron que procedían de otro campo de refugiados en el norte de Kenia, llamado Kakuma y donde viven sobre todo refugiados de Sudán del Sur.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario