Deportes 10 julio 2016

Agencia antidopaje británica investiga a 4 atletas en Kenia

La agencia británica antidopaje envió a un grupo de investigadores a Kenia para que realice pesquisas en torno a las acusaciones de que cuatro atletas británicos estaban usando la prohibida eritropoyetina (EPO) en una famosa región de entrenamiento de gran altura, aseveraciones que podrían incrementar la extensión del problema en la nación del este de Africa y poner en evidencia a los corredores extranjeros que acuden a doparse a la zona.

Las acusaciones hechas durante una operación conjunta de la cadena alemana ARD y el diario británico The Sunday Times, y publicadas el sábado por la noche y el domingo por la mañana, son "de enorme preocupación y de gran interés", declaró la jefa ejecutiva de la agencia británica antidopaje, Nicole Sapstead.

"Hemos abierto una investigación y estamos tomando las medidas necesarias para corroborar la evidencia e investigar a fondo", indicó Sapstead en un comunicado. "Puedo confirmar que esta evidencia está siendo atendida con la mayor importancia y urgencia, y dos miembros del personal de la agencia actualmente se encuentran en Kenia siguiendo un número de líneas de investigación".

Los cuatro atletas británicos acusados de dopaje con EPO en el oeste de Kenia no han sido identificados, si bien el The Sunday Times reportó que conocía la identidad de al menos uno de ellos, y explicó que el atleta de antemano se encontraba bajo sospecha por dopaje. La eritropoyetina mejora el rendimiento de los atletas al incrementar la hemoglobina, lo que aumenta su resistencia a ejercicios físicos

Kenia y sus corredores han estado bajo investigación durante los últimos cuatro años ante el incremento de los casos de dopaje. Los campamentos de entrenamiento kenianos a gran altura son populares entre los máximos fondistas de todo el mundo, lo que aumenta las preocupaciones de que los atletas extranjeros también puedan aprovechar los pésimos controles antidopaje de la región.

En su reporte, ARD y el The Sunday Times señalaron que hallaron paquetes vacíos de EPO y jeringas usadas en un contenedor de basura en uno de los más conocidos campamentos de entrenamiento de Kenia, el Centro de Entrenamiento a Gran Altura en el poblado de Iten en un periodo en que varios atletas europeos se encontraban en el lugar.

"Sospechamos fuertemente de dopaje en este año olímpico", dijo el reportero de ARD.

Los dos medios afirmaron que tres kenianos —dos de ellos médicos de un hospital en Eldoret, otro pueblo de entrenamiento de corredores cerca de Iten— les dijeron que ellos habían proveído o suministrado EPO a un total de cuatro atletas británicos. Dos de los kenianos implicados por los reportes fueron arrestados la semana pasada por las autoridades antinarcóticos kenianas y se presentaron ante la corte bajo cargos relacionados con dopaje.

Uno de ellos, identificado como Joseph Mwangi, dijo en la investigación que él suministró EPO a cerca de 50 atletas, algunos de ellos de Kenia y otros extranjeros que entrenaban en centros del país.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario