Deportes 15 abril 2017

Advertencia: es imprudente correr ante Vázquez y León

NUEVA YORK (AP) — Con los Medias Rojas aferrándose a una ventaja de una carrera y con un out frente a Pittsburgh en la parta alta del noveno inning, los Piratas arriesgaron y mandaron al corredor Adam Frazier por el robo en segunda base.

El cerrador de Boston Craig Kimbrel lanzó una curva, pero el disparo del receptor Christian Vázquez fue fulminante. La amenaza había sido abortada, y Kimbrel acabó rindiéndose en elogios hacia el cátcher puertorriqueño.

"Cada vez que un receptor saca out a un corredor con un lanzamiento rompiente, se debe a que tiene manos rápidas y tiene un tiro perfecto", dijo Kimbrel.

En ese juego a mitad de esta semana, Vázquez puso fuera a dos de tres corredores y quedó con tres de cuatro en la joven temporada. De por vida, el boricua ha fusilado a 26 de 55 para un 46,4% de éxito en sus disparos, el más alto entro de los receptores activos (mínimo de 100 juegos).

¿Quién es el número dos?

Ese es Sandy León, el titular de la receptoría de los Medias Rojas. Su efectividad es 44,3% (31 de 70) y ha sacado out a los tres corredores que han intentado un robo esta temporada.

A esta altura, los equipos rivales de Boston deben estar bien advertidos: es imprudente ponerse a correr en las bases frente a la dupla de receptores.

"Los dos son fenomenales sacando a los corredores y pidiendo pitcheos", dijo Kimbrel. "Bloquean todo y esos son los detallitos que acaban sumándose durante el transcurso de un juego".

El aporte de ambos también se ha hecho sentir con el bate. Al iniciar la jornada del sábado, entre los dos bateaban para .371 (13 hits en 35 turnos), con un jonrón, cuatro dobles, siete impulsadas y una base robada (esa fue la primera en la carrera de Vázquez).

Vázquez tiene 26 años, pero su trayectoria como cotizado prospecto se frenó abruptamente en los albores de 2015, cuando debió someterse a una cirugía reconstructiva del codo derecho. Una Tommy John para un cátcher, lo que le hizo perder toda esa campaña.

El trabajo de recuperar la fuerza en su cañón de brazo fue paulatino. No fue hasta una incursión en la liga de invierno boricua, con los Cangrejeros de Santurce, cuando Vázquez sintió que todo volvía a la normalidad.

"Mi brazo de siempre. Me gusta que sea así. Para eso es que este equipo me paga", dijo Vázquez.

El manager John Farrell se inclina por dosificar lo mejor posible a sus dos receptores para que sean determinantes tanto a la defensiva como a la ofensiva a lo largo de toda la campaña.

"Mientras más frescos podamos tenerlos a ambos, rendirán mucho mejor", señaló el piloto. "Todos saben cuán exigente es esa posición".

___

Siga a Eric Núñez en Twitter: http://www.twitter.com/EricNunezAP

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario