Associated Press 18 junio 2016

Acusan a tres de extorsionar a exdirectivo con video sexual

ATLANTA (AP) — Una mujer y sus abogados han sido acusados por haberla grabado en video secretamente teniendo sexo con un ex director general de Waffle House y usar el material para tratar de extorsionarlo con millones de dólares.

El portavoz del fiscal de distrito del condado Fulton, Dontaye Carter, dijo en un comunicado de prensa que el viernes fueron presentados cargos a Mye Brindle, John Butters y David Cohen. La acusación sostiene que el director general de Waffle House, Joe Rogers, fue grabado en video secretamente en su habitación teniendo sexo con Brindle, su ex ama de llaves.

Butters y Cohen trataron de obligar a Rogers a que les pagara millones de dólares para evitar que el video fuera publicado, según la acusación.

Se hicieron llamadas por teléfono o se enviaron correos electrónicos a Brindle, Butters y Cohen, pero nadie respondió por el momento el sábado.

Brindle presentó una demanda legal por acoso sexual contra Rogers en 2012. Brindle acusó Rogers de obligarla a realizar actos sexuales con él para mantener su trabajo a pesar de sus protestas durante casi 10 años.

Rogers ha reconocido que tuvo relaciones sexuales con Brindle, pero dijo que fueron de mutuo acuerdo y la acusado de levantarle falsos. Las investigaciones de la corte mostraron que el video grabado en secreto no implica que Rogers haya obligado a la mujer a hacer algo que ella no quisiera.

El juez de un tribunal superior, Robert Leonard, se enteró que los abogados de la mujer la enviaron a la oficina de un investigador privado, donde le dieron una cámara espía que se utilizó para grabar a Rogers en su dormitorio, sin su consentimiento. Los documentos procesales muestran también que la mujer hizo 15 grabaciones de audio de los encuentros sexuales y que conservó una toalla que contenía el ADN de Rogers.

Brindle, Butters y Cohen fueron acusados de asociación ilícita para cometer extorsión, asociación ilícita para realizar escuchas ilegales y cargos por haberlas realizado.

La fiscalía de distrito precisó que si alguien graba en secreto a alguien en su propio dormitorio es espionaje, lo que es un delito grave en Georgia que conlleva una pena de uno a cinco años de prisión.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario