Deportes 06 septiembre 2016

Acusan a funcionario olímpico de revender boletos en Río

RIO DE JANEIRO (AP) — Fiscales brasileños presentaron cargos formales contra un funcionario olímpico de alto rango, en un caso de reventa de boletos que trascendió durante los Juegos Olímpicos del mes pasado en Río de Janeiro.

Marcos Kac, fiscal estatal, dijo el martes que decidió interponer cargos contra 10 personas, incluido el presidente del Comité Olímpico de Irlanda Patrick Hickey, por reventa de boletos, complot y publicidad parasitaria, tras revisar la investigación policial.

"Encontramos evidencias suficientes que vinculan a Hickey con este complot para vender boletos por parte de una empresa no autorizada", dijo Kac a The Associated Press. "Éstos son boletos que se vendían hasta en 8.000 dólares".

Hickey llegó el martes a un cuartel policial pero se negó a responder preguntas adicionales de las autoridades ante los nuevos hallazgos de la pesquisa. El dirigente de 71 años tampoco quiso hablar con la prensa al salir de la estación.

El líder del Comité Olímpico de Irlanda fue arrestado el 17 de agosto durante los Juegos Olímpicos, en su habitación de hotel en Río. Hickey, quien encabeza varios organismos olímpicos, permaneció en un complejo carcelario tras internársele en una clínica local, donde se le sometió a una serie de análisis, dados sus antecedentes de problemas de salud.

Salió de prisión la semana pasada, cuando un juez determinó que su libertad no implicaba riesgos para alguna persona o para la investigación. Sin embargo, se confiscó el pasaporte de Hickey, quien debe permanecer en Brasil en tanto no concluya la pesquisa.

De acuerdo con la policía, Hickey fraguó un complot con empresarios para transferir entradas ilegalmente de una compañía denominada Pro 10 a THG Sports, proveedora de paquetes de viaje y entradas para eventos deportivos.

THG Sports no era una vendedora autorizada de boletos, y supuestamente los comercializó a precios más altos que los nominales. Según los investigadores policiales, el complot pretendía obtener ingresos por 3 millones de dólares.

El jefe de THG Sports, Kevin James Mallon, fue arrestado el 5 de agosto, dentro del mismo caso, pero se le liberó igual que a Hickey. Enfrenta los mismos cargos y también debe quedarse en Brasil.

Los otros ocho sospechosos son ejecutivos de Pro10 y THG Sports, quienes no se encuentran en Brasil. Incluyen a Marcus Evans, dueño de la matriz de THG Sports y del club inglés de fútbol Ipswich Town.

Hickey ha renunciado "temporalmente" como miembro del Comité Olímpico Internacional y se ha alejado de otros puestos relacionados con este organismo.

El investigador policial Aloysio Falcao dijo que las autoridades buscaban hablar con el presidente del COI, Thomas Bach, acerca de algunas comunicaciones por correo electrónico entre ese dirigente y Hickey, en relación con la asignación de boletos a Irlanda. Sin embargo, Bach canceló su visita a Brasil para los Juegos Paralímpicos.

El COI informó el martes que Bach debía asistir a la ceremonia oficial por el fallecimiento de Walter Scheel, ex presidente de Alemania Oriental.

"Durante su estadía, vamos a citarlo para que hable con nosotros", dijo Falcao.

Pero los investigadores no habrían encontrado evidencia alguna de que Bach supiera sobre el complot.

En cambio, los investigadores han encontrado pruebas que vincularían a otros 3 comités olímpicos nacionales con el grupo de Marcus Evans. La policía de Río comunicará esto a otros gobiernos pero no está ampliando su investigación.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario